Chilenos crean plataforma con acceso a 10 mil clases en línea

Un curso del MIT sobre Filosofía en el cine, otro de la U. de Berkeley sobre Química o una Introducción a la historia griega antigua de la U. de Yale son sólo algunos de los cursos que cualquiera puede tomar cómodamente sentado frente a su computador a la hora que desee. Y totalmente gratis.

La posibilidad de acceder a más de 10 mil cursos en línea de destacadas universidades e institutos es uno de los grandes atractivos de Classroom TV ( www.classroom.tv ), una plataforma ideada por el chileno Eduardo Abeliuk mientras hacía un doctorado en la Universidad de Stanford (EE.UU.) y que hoy desarrolla junto a una docena de ingenieros y expertos en educación que trabajan en Palo Alto (California) y Santiago.

“Creo que en el mundo de hoy y del mañana va a ser cada vez más importante para la gente estar adquiriendo conocimientos, independiente de la edad. La tecnología es clave en eso, porque permite ofrecer educación personalizada, para que cada uno aprenda a su propio ritmo y organizando su tiempo. Y eso genera mucha motivación”, dice Abeliuk.

Si bien su formación no es de educador, enseñar y aprender no le es ajeno. “Es lo que he hecho en los últimos 10 años y lo que me apasiona”. Ha sido profesor auxiliar en 10 cursos y tiene cinco títulos, que incluyen licenciaturas en Física e Ingeniería Eléctrica en Chile, más un magíster en Bioingeniería y un doctorado en Ingeniería Eléctrica en la U. de Stanford.

Instituciones chilenas

Si bien la mayoría de las clases que actualmente están en la plataforma pertenecen a instituciones extranjeras y están en inglés -algunas de ellas con subtítulos- la apuesta del portal es convertirse en la plataforma de educación en línea líder en América Latina.

Los primeros pasos se han dado con un diplomado semipresencial de gestión y liderazgo para directores de escuelas, dictado por la U. Católica y la U. de Pennsylvania, mientras que los alumnos de pregrado de la Facultad de Matemáticas de la U.C. ya pueden acceder a clases virtuales en la plataforma. “Varias instituciones de educación superior ya están subiendo sus cursos a la plataforma, pero por ahora en forma cerrada”, señala Abeliuk.

“Hoy el alumno que asiste a una clase presencial entiende en promedio la mitad de los contenidos. Tener acceso a las clases en línea les da una segunda opción de repasar contenidos, revisar conceptos que no quedaron claros o entender cómo se resuelven problemas”, explica Martin Chuaqui, decano de la Facultad de Matemáticas de la UC.

Este piloto tiene 1.150 usuarios activos y a fin de mes contará con cerca de mil clases grabadas.

Retroalimentación

Una clase en el portal no es sólo el video del profesor en la sala, explica Johana Ladrón de Guevara, especialista del Área de Educación de la plataforma. “Hay un trabajo previo de curación, que permite al usuario ver en pantalla las diapositivas o videos que el profesor está mostrando en la clase y agregar ejercicios para que los estudiantes resuelvan en línea, teniendo un feed-back inmediato”. Además, se crea un índice de contenidos de la clase que permite ir directamente a lo que se necesita, sin tener que ver el video completo.

El sistema permite además que los alumnos envíen preguntas sobre la clase, las que pueden ser respondidas por el profesor, el ayudante o sus pares.

Para Chuaqui, la plataforma digital no sólo ofrece una forma innovadora de aprender. También puede tener un positivo impacto para la enseñanza. “Eventualmente, los profesores podrían adaptar sus clases en función a los datos que arroja la plataforma. Por ejemplo, puedo ver que antes de las pruebas los alumnos consultan más ciertos contenidos, entonces a posteriori puedo profundizar esos temas en la clase o pedir al ayudante que los refuerce”.

Abeliuk confía en que otras instituciones comiencen a sumarse a esta forma de educar. “Hay gente que ve que se viene este cambio importante en la educación superior. Es un proceso que toma tiempo, pero estamos abriendo el camino y dando pasos para que ese cambio suceda”, concluye.

Fuente: El Mercurio. 

Este artículo tiene 0 comentarios.

Deja un comentario