Los Planes de Mejoramiento Educativo SEP y su verdadero impacto

Este artículo tiene 18 comentarios.

Desde la implementación de la Subvención Escolar Preferencial (SEP) en el año 2008, su rostro principal ha sido el Plan de Mejoramiento Educativo (PME), que cada uno de los establecimientos suscritos al “Convenio de Igualdad de Oportunidades y Excelencia Educativa” debe cumplir anualmente.  También es importante recordar que, junto a la implementación del plan, el convenio obliga a cumplir otras reglas, tales como mejorar los resultados SIMCE, retener y no seleccionar a estudiantes, no cobrar algún tipo de arancel a los alumnos prioritarios (principales protagonistas de esta subvención), entre otras.

La importancia que han adquirido los PME SEP en los establecimientos educativos es innegable, transformándose en un instrumento fundamental para los procesos de mejora. De esta forma, en los próximos párrafos ahondaremos en esta primera etapa de la Subvención Escolar Preferencial, específicamente, en lo que han sido y dejado sus respectivos planes.

La operatividad de un modelo

Para tener una visión global de la trayectoria de estos planes, y principalmente de su modelo, hay que retroceder al año 2005, cuando el Ministerio de Educación masifica un Sistema de Aseguramiento de la Calidad en Gestión Escolar (SACGE), el cual pretende desarrollar procesos de mejoramiento continuo en cada una de las instituciones educativas, con el foco de lograr más y mejores aprendizajes en los estudiantes. El SACGE comenzó a intencionar en las unidades educativas una mayor capacidad de análisis con respecto a las acciones que se estaban realizando, basándose en las 5 áreas del modelo (Liderazgo, Gestión Curricular, Convivencia Escolar y Apoyo a los Estudiantes, Recursos y Resultados), las mismas que se evidenciaron desde el año 2008 a la fecha en los PME SEP, logrando así la operatividad explícita del modelo en forma masiva.

Cabe mencionar que la Ley n° 20.529 del año 2011 (Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad), exige a todos los establecimientos educativos del país contar con un Plan de Mejoramiento Educativo, sin importar si cuentan o no con SEP. Esto último ha implicado buscar un formato más amigable, repercutiendo en ajustes al modelo SACGE, a modo de permitir ser comprendido y abordado de forma más clara por cualquier institución educativa que cuente con SEP y, a la vez, ser una orientación clave para aquellos establecimientos que no se encuentran suscritos a la ley y deben cumplir con un plan por normativa.

Aprendizajes de una primera etapa

Hoy, a puertas de terminar una primera etapa para las instituciones pioneras, la cual constó de cuatro PME SEP, el foco debe estar en identificar los aprendizajes que deja esta primera experiencia, incluso por sobre una actual clasificación, pues para pensar en mantener o mejorar una categoría (clasificación 2013 a cargo de la Agencia de Calidad) primero, se deberá partir reconociendo los sistemas ya instalados. Es ahí cuando cada comunidad educativa podría responder preguntas tales como: ¿qué prácticas instalamos? ¿Contamos con un sistema de planificación? ¿Tenemos un sistema de observaciones al aula consensuado? ¿Son efectivos nuestros reforzamientos? ¿De qué manera ha impactado esta subvención en los alumnos prioritarios? ¿Se han comprometido los apoderados con los aprendizajes de los estudiantes? ¿Cumplimos nuestras metas? Etcétera.

Para identificar los aprendizajes de esta primera etapa, se deben propiciar instancias reflexivas, que den cuenta del qué y cómo se utilizaron diferentes mecanismos para abordar cada proceso propuesto por el PME SEP. Con esto, seguramente la retrospectiva indicará diversas dificultades durante el proceso, las que no solamente fueron para algunos establecimientos, sino para una gran cantidad. Aspectos como la comprensión del formato, la elaboración del plan, la sistematicidad de mediciones de aprendizajes, el respeto por el convenio, el monitoreo a la ejecución de las acciones, la gestión de los recursos, entre otros, fueron y son objeto de ciertas complicaciones.

Concluyendo, podemos decir que en el último tiempo lo que se ha enfatizado por parte del Ministerio de Educación, es el aumento que han evidenciado las instituciones educativas que cuentan con esta subvención en sus resultados SIMCE, sobre todo, en los contextos más vulnerables.  No obstante lo anterior, los mecanismos que se han creado, movilizado y desarrollado en cada una de las instituciones, han sido los verdaderos  aprendizajes que han llevado a implementar, instalar, y en algunos casos, consolidar prácticas, tanto institucionales como pedagógicas, las mismas que se han visto reflejadas por estos resultados. Tal vez este aspecto, sea uno de los más importantes, pensando en las nuevas capacidades que han adquirido las comunidades educativas de cara al futuro.

  

18 comentarios para “Los Planes de Mejoramiento Educativo SEP y su verdadero impacto”

Este artículo tiene 18 comentarios.

  • avatar Ana María dice:

    Excelente mirada a la implementación de la Ley, pues, reúne los aspectos más relevantes visto desde el punto de vista histórico y operativo.

  • avatar Andrea Gutiérrez dice:

    Importante, y lo menciono nuevamente, instancias reflexivas en las cuales se puedan dar a conocer las distintas acciones dentro del proceso, en especial ejecución y gestión. Cabe destacar que el trabajo PME SEP permitió, por lo menos en mi caso, ordenar el trabajo y llevarlo a cabo de manera efectiva.
    Muy buen artículo, es muy bueno que estos temas, en ocasiones poco conocidos o poco tratados, puedan generar mayor interés y discusión.

  • Muy claro, muy educativo, sólo comentar que en general los establecimientos carecen de procesos evaluativos, por lo tanto no tienen claridad de los impactos que han causado las acciones del PME en sus establecimientos. Los procesos internos no son monitoreados o si lo son escasean en análisis con el fin de tomar desiciones en función de la mejora continua.

    Responder

  • avatar Claudia dice:

    Mi preguntas serían… sabrán más realmente mis alumnos y alumnas??? o serán mejores personas con todas estas “mejoras” educativas?

  • avatar Dante Pineida dice:

    Me parece bien tratado. Excelente reflexión de análisis y datos. No obstante “ello” o “aquello”, como ATP, tengo la clara convicción de que los PME han sido tratados, en general, más como tarea, que como un instrumento eficaz conducente a logro del gran objetivo de la ley SEP. Desde su diseño hasta su evaluación.

  • avatar Alexis dice:

    Lo ideal sería que, tanto los logros académicos como los actitudinales, se hayan potenciado y de forma equilibrada. Si bien lo actitudinal no está de forma explícita como uno de los focos de los PME, sí es un foco la implementación efectiva del currículum (a modo de lograr las metas educativas y de aprendizajes), donde no sólo están las habilidades y conocimientos, sino también, las actitudes. Sin embargo y pese a todo, es una verdad cierta, que muchas veces la transversalidad propuesta por el Marco y Bases Curriculares se pierde.

  • avatar Nelson dice:

    La ley SEP, sin lugar a dudas a significado una respuesta a la históricas demandas de los colegios por tener mayor auto-dependencia económica y estratégica. Mi convicción después de cuatro años como coordinador de esta ley en mi colegio es que nos cuesta hacernos cargo de nuestras propias acciones y metas, creo que porque por muchos años estuvimos esperando órdenes ministeriales de qué hacer o no hacer. Lo importante es buscar en los análisis las respuestas prec isas que permitan afinar el accionar de cada institución, sabiendo que ellas son fruto de nuestras propias esperanzas por mejorar nuestro sistema educativo tan manoseado y desvalorado.

    • avatar Lilian Hennicke Añazco dice:

      ¡en que parte la ley SEP te deja hacer lo que tu crees conveniente? no lo he visto es un pedir y pedir y pedir papeles y mas papeles, que parece se les olvidó que nuestra tarea es estar con nuestros alumnos en UNA SALA DE CLASE, sin embargo hoy en día estamos con mas papeleo que cualquier empleado fiscal de esos antiguos., y estamos obligados a hacer lo que la ley SEP dice, que es lo mismo que esperar las instrucciones del ministerio o ¿no?.

  • avatar jorge rojas r. dice:

    Me parece un artículo que enlaza, en forma didáctica, dos instancias importantes del desarrollo pedagógico de nuestras escuelas : el SACGE y los PM-SEP. El pimero un instrumento técnico que verificó las prácticas de los establecimientos en las diferenres áreas de su gestión histórica y el segundo optimizó las buenas practicas existentes aportándo recursos para la instalación definitiva de ellas.
    La labor de los EGE de las unidades educatibas es de Planificación, Monitoreo, Evaluación y Toma de decisiones la mirada interna y externa del cumpliento de las acciones preescritas en los PM SEP daran cuenta de un liderzgo y gestión curricular que situén a los colegios en un verdadero foco de logros en educación de calidad para nuestros alumnos más deprivados.

  • avatar Sergio Castillo dice:

    Todo lo que no se evalua , se desvalua., Será necesario y urente llegar a esta etapa, para realizar los cambios pertinente, de no ser asi, será como todo igual un programas mas, un plan mas,

  • avatar Sandra dice:

    Felicitaciones por el artículo, considero que es un buen insumo para iniciar la etapa de evaluación en las unidades educativas, dando los espacios necesarios para la reflexión y definir los aprendizajes adquiridos por la instituciones y así establecer las prioridades, y en consecuencia se cumpla verdaderamente el objetivo del PME SEP y así nuestros estudiantes comiencen a vivenciar un Sistema de Mejoramiento de la Calidad de la Educación que sea un aporte fundamental para cumplir sus proyectos y transformar sus vidas.

  • avatar Antonio Neira Cerda dice:

    Este es un interesante tema, en virtud de la contingencia nacional de la nueva institucionalidad y legislación educacional.
    Durante este año entraron en vigencia dos entidades, la Superintendencia de Educación que fiscalizará ante denuncias y por oficio a las instituciones educativas en el uso de los recursos SEP. Y la Agencia de Calidad, quien categorizará en función de los logros o resultados educativos a los establecimientos.
    Pero, ¿qué ha pasado anteriormente a esta fecha?, ¿cómo se han llevado a cabo estos Planes de Mejora?, ¿Han mejorado su gestión y logros educativos?, ¿Cuáles han sido los principales puntos críticos en la implementación de esta ley?

    A la luz de una investigación de tesis de grado para optar al grado de Magíster en Gestión Educacional, del profesor Enrique Franco Orellana, realizada en la comuna de Puchuncaví, se pueden presentar los siguientes puntos críticos:
    1° Bajo acompañamiento y orientación en la implementación por parte del Ministerio de Educación a las escuelas que firmaron el compromiso de calidad y presentaron su PME.
    2° Bajo impacto de las asesorías y capacitaciones de las ATEs contratadas, sobre el profesorado y en el puntaje SIMCE alcanzado por los niños de cuarto básico, con quienes se trabajó focalizadamente.
    3° Relativo desconocimiento por parte del profesorado de las futuras etapas que contempla la ley SEP.

    No debe sorprendernos lo anterior, por la tardanza en la promulgación de las leyes 20501 y 20529, que se complementan con la 20248 (ley SEP) . Una vez promulgadas, se procederá a categorizar en un ránking por parte de la Agencia de Calidad. Posteriormente, el Ministerio de Educación podrá colaborar en la orientación de las instituciones con bajo desempeño.

    Uno de los puntos críticos, a mi parecer, será la actitud que tomará la Superintendencia de Calidad de Educación ante las instituciones y/o sostenedores que de acuerdo al reciente informe de la Contraloría General de la República, no han declarado en forma precisa el destino de varios millones de pesos. Sin duda estas resoluciones darán los elementos de juicio iniciales para determinar el peso y prestigio tanto de la Superintendencia, como de la nueva institucionalidad completa.
    Otro aspecto relevante, será la efectividad en el proceso de acompañamiento que realicen los equipos del Ministerio de Educación a los colegios que sus resultados así lo ameriten.
    Por lo tanto, a partir de 2013, veremos públicamente las primeras evaluaciones que permitirán dar una noción del impacto de esta ley, durante los primeros cuatro años de implementación.
    Favor quien tenga mayor cantidad de investigaciones relativas a este tema las publica.
    Cordialmente,
    Antonio Francisco Neira Cerda,
    Prof. Mg. de Postgrados U. del Mar.

  • avatar Emelina dice:

    Artículo interesante para reflexionar, creo que el PME ha permitido instalar una práctica de mejora que habría que analizar si los resultados de logros de aprendizajes en los alumnos han sido efectivos, lo que ha dado resultado sí, es que ha permitido adquirir todo tipo de recursos que permitan esos logros. Habrá
    que hacer estudios mas profundos, creo.

  • avatar Alexis dice:

    Muy válidos y respetables los comentarios.
    Ya estamos próximos a la etapa donde la mayoría de los EE adscritos a esta subvención, deben renovar sus convenios por 4 años más, pero insisto, en que más allá de los aspectos generales que pueda fundar el Ministerio y/o diversos estudios, lo que cobrará mayor relevancia será el autoconocimiento que logre la propia institución educativa sobre las prácticas que ha instalado.
    Cabe mencionar que la nueva estructura (SACGE ajustado) ofrece diagnosticar y planificar apuntando a un mayor compromiso por parte del sostenedor y equipo directivo, con prácticas mucho más focalizadas para éstos. Lo que no deja indiferente a los demás estamentos de la comunidad educativa, sobre todo, a los profesores, que en lo personal, siento que no se les empoderó con la implementación del plan en esta primera etapa. Otro factor a mejorar en la generalidad; gestionar el plan en conjunto.
    Es de esperar que el trabajo con indicadores de seguimiento, se comprenda y aplique (no como en el formato anterior), en función de salir del cumplimiento o no de una acción, y pasar a observar y verificar la instalación de prácticas institucionales y pedagógicas, en un forma más clara y específica.

  • avatar jessica dice:

    Yo trabajo en un colegio pequeño que aplica desde hace cuatro años la ley SEP, la cual es evidenciada por el profesorado como una entrada de dinero, y por los directivos como una gran carga, debido a que trabajan para evidenciar los logros, no para demostrar lo que realmente hacen.
    El trabajo es mayoritariamente fuera del aula, producto de todo el papeleo, y dentro del aula está condicionado, a las carencias individuales, de alumnos y profesores, además de la nula participación de apoderados, que desconocen el proyecto, y no ven en él ningún valor relacionado a la educación de sus hijos, no saben qué hay detrás de esta implementación, no porque no se les informe, sino porque no les interesa, e incluso, los profesores y apoderados desestiman este trabajo, cosa que repercute en el rechazo e los alumnos al momento de rendir un buen SIMCE, ya que no se sienten identificados con su colegio, e incluso lo ven como un mecanismo de castigo hacia el colegio.
    Mientras la instituciones educacionales no sean valoradas por la comunidad y los profesores no sean más respetados en ella, el interés y motivación de los estudiantes seguirá siendo el mínimo. Nos hemos cansado de escuchar sobre la calidad de la educación, y cómo se han implementado estos mecanismo para evaluarla, pero no hemos hecho lo más importante, que es darle al profesorado el gran sitial que debe tener en esta sociedad, no sólo porque se lo ha desvincularlo de ella, al hablar de lo poco calificados que somos, incluso culpándonos del fracaso de los estudiantes, cuando todos saben que son muchos factores, y desde mi punto de vista, principalmente pasa por el clima social que vivimos, y el desprestigio en el cual nos encontramos, sino cambia esto, difícilmente podremos cambiar la educación.
    Nadie cree en algo, sino lo respeta.

  • avatar Adela dice:

    Interesante artículo, destaco las preguntas que se señalan, muy orientadoras y precisas para la unidad educativa, ya que le permite, evaluar y analizar su PME a partir de dichas interrogantes, se genera una instancia de reflexión pedagógica que nos permite mirar nuestro proyecto.
    Creo que el PME en mi escuela ha sido diseñado en forma muy ajustada a las necesidades de nuestros estudiantes para que puedan mejorar sus aprendizajes, en 4 años hemos mejorado mucho nuestros resultados y lo hemos hecho en forma paulatina.

  • avatar Marcelo dice:

    Me parece muy instructivo el documento, muy informador pero tengo una critica de fonde, estos fondos al igual que los fondos Por Retención lo que hacen finalmente es ADMINISTRAR LA POBREZA según mi opinión como profesor de muchos años de trabajar en talleres financiados por estos fondos ya que lo que hacen es hacer que los establecimientos comprueben que tienen niños pobres mediante cifras apoyados por el programa PUENTE y otros que son contabilidades de los últimos gobiernos para entregar dineros llenando a las autoridades de municipalidades y escuelas publicas de burocracia para JUSTIFICAR QUE LOS POBRES NECESITAN FINANCIAMIENTO, la solución según mi parecer es simplemente cortar por lo sano y simplemente entregar fondos fijos según la cantidad de alumnos matriculados (controlando asistencia) y asi no seguir como en este juego de mendigar dineros con los que todos los años los colegios municipales y los profesionales no sabemos si seguiremos realizando las actividades y la incontable lista de talleres financiados por este medio, para mi todo este asunto tiene como fondo una mentalidad mercantilista de la educación pues han habido años como el 2012 que los fondos disminuyeron radicalmente que ha significado no poder realizar multiples inversiones importantes o no reali98zar contrataciones que además solo son entre abril y noviembre, que injusto, a diferencia de la educacion privada en donde simplemente un directorio, el sostenedor o el administrador dan el visto bueno y se mantiene un taller mientras sea efectivo y sea un aporte.

  • avatar docente desilucionado dice:

    Me encuentro nuevamente con un cuadro muy similar al de los años 70 y 80 en que los técnicos enfatizabam mucho en la redacción de las unidades didacticas (en ese tiempo), insistiendo en que se debería cambial u otro verbo que denotaba la acción….siempre me quedó la inquietud, ¿Los alumnos mejoran sus aprendizajes haciendo ilusionarse a los docentes, especialmente a los novatos, con que dependiendo de una u otra planificacón los alumnos aprenden más, si bien esa variable es válida, me parece que se descuidan otras y las más importante, disposición de alumnos por los aprendizajes y apoyo de los apoderados en el proceso educativo.
    Con el debido respeto creo que la SEP hace más pobres a los pobres, destacando su condición de menesterosos y enrostrándoselos con documentos de trabajadores sociales.
    Por otro lado en lugar de dejar mayor disposición de tiermpo a los docentes para atender de manera más personalizada a sus alumnos, se los llena de papeleos, tantos que muchos de ellos se estrezan.
    Podría contuarse hablando mucho de la SEP, pero ese analisis necesita otro contexto y no la decisión política de la autoridad de entregar el opescado en lugar de enseñar a pescarlo.

Este artículo tiene 18 comentarios.

Deja un comentario