¿PARA QUÉ OBSERVAN MIS CLASES? Blog Alexis Moreira

Este artículo tiene 13 comentarios.

 ¿Para qué observan mis clases? ¿Me observarán para aconsejarme sobre qué debo mejorar? ¿Vienen a ver si los estudiantes me hacen caso? ¿Vienen a observarme para analizar si me renuevan el contrato para el próximo año? ¿Quieren observar lo bien que lo hago para replicarlo? Son algunas de las tantas interrogantes que pueden pasar por la cabeza de un docente, cuando otra persona, se dispone a observar sus prácticas en aula. De esta forma, una pregunta que parece de fácil respuesta, podría no ser tan así.

Observar clases se ha vuelto en los últimos años una práctica sistemática, en la mayoría de los establecimientos educativos. Los Planes de Mejoramiento Educativo SEP vinieron a proponer la instalación de un sistema de observación a la gestión docente en aula, el cual durante los últimos años, ha  dejado de manifiesto lo importante que es saber cómo se implementa el currículum prescrito, con todas las variables positivas y negativas que ello implica.

Una gestión que no deje detalles al azar

Como toda práctica, la observación en aula no está exenta de nudos críticos. Acá, se pueden extraer problemáticas tales como: no contar con un propósito  para las observaciones, aplicar pautas sin consenso previo con los docentes, ambigüedad en lo que se pretende observar, no realizar retroalimentaciones de lo observado, temor de los docentes a una instancia punitiva, entre otras.

La importancia de no dejar detalles al azar, puede ser un aspecto clave para evitar posibles problemas. Sin ir más allá, existen detalles que los encargados de esta práctica tal vez ni siquiera consideran trascendentes, sin embargo, podrían transformarse en el inicio de una reticencia no menor por parte del equipo docente.

Como prueba de lo anterior, una pauta con indicadores precisos, consensuada y aprobada por todos, podría tener alguno de los siguientes encabezados: “Supervisión en Aula”, “Evaluación en Aula”, “Acompañamiento al Aula” u “Observación de Clases”. Sin entrar a explicitar las definiciones de la RAE para los conceptos ya mencionados, la pregunta que surge a partir de lo anterior es: ¿impactará el encabezado de la pauta en la disposición del docente frente a esta práctica? Lo más seguro es que sí, y tal vez, sea una variable que repercuta al momento de aplicar la pauta “aprobada por todos”, no sólo en el que es observado, sino también, en el que observa.

La relevancia del valor que le puedan asignar los propios docentes a esta práctica, puede impactar directamente en su actitud para con quien observa.

Gran responsabilidad de ello, principalmente, recae en la  gestión  que lleven a cabo los equipos encargados de la práctica, los cuales deben resguardar con proactividad, todos los aspectos que puedan potenciar o debilitar el buen desarrollo de ésta.

La finalidad

La observación de clases debe tener una finalidad formativa, la cual sea conocida, compartida y sobre todo, coherente con los propósitos establecidos en el Proyecto Educativo Institucional.

De esta manera, los lineamientos para esta práctica tendrán un sentido más participativo y significativo, contribuyendo así, a la búsqueda de un mejoramiento en la gestión docente, que impacte positivamente en los logros de aprendizaje de los estudiantes.

En síntesis, que cada docente NO se haga la pregunta ¿para qué me observan? Debería ser claramente un indicio de que el equipo a cargo de la práctica SÍ respondió y compartió la pregunta ¿para qué observar clases?

Así, y mejorando detalles como conceptos, precisiones y acuerdos (por ejemplo de observaciones con aviso y/o sin aviso), esta práctica se convertirá en uno de los principales conductos para la mejora continua de cada institución educativa. 

13 comentarios para “¿PARA QUÉ OBSERVAN MIS CLASES? Blog Alexis Moreira”

Este artículo tiene 13 comentarios.

  • avatar jorge rojas r. dice:

    El profesor Moreira nos tiene acostumbrado a estos interesantes artículos relacionados con diversas prácticas que los docentes ponemos en acción con el propósito de mejorar nuestra labor diaria como maestros.

    La misma denominación actual de asesores técnicos de los antiguos supervisores, contribuye a restar, a la acción de estos, la connotación un tanto punitiva que el antiguo término involucraba

    Los conceptos aclarados en el artículo reducen toda carga negativa de ésta indispensable práctica que permite, según el caso, intercambiar experiencias con pares y autoridades al amparo de una pauta consensuada, tecnicamente eleborada por todos, y teniendo en cuenta propósitos claros del programa o proyecto que este en desrrollo.

  • avatar Julio Irribarra Labrín dice:

    genial, buen punto
    toda la razón generalmente nunca se les da a conocer las pautas y menos la finalidad.

  • avatar Carolina dice:

    Excelente articulo, ya que considero que si bien es cierto la observación o acompañamiento en el aula ya es algo establecido en los colegios la forma de trabajarlo con el equipo docente no siempre es el correcto.
    Tengo la suerte de que en el colegio en donde trabajo se aborda de buena forma y lo más importante es que la pauta es consensuada por todos y existe una retroalimentación posterior al acompañamiento

  • avatar Fernando Alfaro dice:

    Cuando van a observar las clases en nuestro Colegio, San Carlos de Aragón, la pauta es conocida por todos desde antes.

    Posteriormente la evaluación se entrega dentro de un plazo establecido y se discute para mejorar y se entrega por escrito.

    La evaluación no es mala cuando se realiza con un fin constructivo, no debiéramos sentirnos mal, en la empresa privada lo hacen normalmente, y se conversa con el jefe directo.

    Todo esto se hace para mejorar nuestras prácticas pedagógicas, nosotros siempre estamos evaluando a nuestros alumnos, debemos recordar que esto es un proceso.

  • avatar Luzmira lopez dice:

    Feliz Año Nuevo ,me Alegro mucho de los cambios que se están dando a conocer,ya que llevan mucho tiempo guardados en las bibliotecas ,se deben discutir en los consejos técnicos y trabajar en base a los principios ,del Marco de la BUena Enseñanza y El Marco de la Buena Dirección donde se visualizan los principios claros de la EDucacion y la Administración EDucacional.ñ

  • avatar Cristian G. Marchant Liberona dice:

    Permítanme, hacer un punteo ( porque no alcanza para análisis ), respecto a la “EVALUACIÓN DOCENTE”.
    1.- El PEA como todo proceso es perfectible . . .
    2.- En el PEA formal, los principales actores son: Alumnos, Profesores y Apoderados . . .
    3.- Todo proceso debe RETROALIMENTARSE ( Feed back ), herramienta fundamental para alcanzar el punto 1.-
    4.- Recordando los niveles de la taxonomía de B.Bloom, desde el más ELEMENTAL al más COMPLEJO tenemos:
    i) Conocimiento ii) Comprensión iii) Aplicación iv) Análisis v) Síntesis y por último vi) EVALUACIÓN
    5.- Del punto anterior podemos entender que para EVALUAR , debería ser necesario, tener SUPERADAS las etapas anteriores . . . y es aquí donde aparecen todo tipo de contradicciones, errores, hipocresías, etc . . .
    6.- Es cierto que hay colegas, como en cualquier actividad humana, que “evalúan” SIN TENER superadas todas las etapas previas . . . probablemente todos nos hemos visto en ese “tránsito” , especialmente cuando comenzábamos a ejercer nuestro oficio . . .
    7.- Pero . . . , ¿Quién garantiza la competencia de los que “EVALÚAN” a los docentes, la CALIDAD; académica, valórica y moral? , que NO tiene que lidiar, día a día con alumnos, consientes que tienen garantizada “impunidad por todo” que se les exacerba todo tipo de DERECHOS y que se les ha borrado de su psiquismo la palabra DEBER . . .
    8.- ¿Cómo evaluar a los padres que han confundido su rol con comprar cada celular, PC o aparato de moda a sus hijos(as) , dejando absolutamente de lado su rol de FORMADORES de seres humanos útiles a la sociedad y agradables ante Dios?
    9-. ¿Qué pasa con los profesores que aún creemos en el esfuerzo, honestidad, respeto, constancia, etc.,etc. de nuestros alumnos y tratamos de premiar a los pocos que vamos encontrando en nuestro quehacer, si finalmente debemos “meter en el mismo saco” a los que nunca hicieron nada para merecer pasar de curso?
    10.- Colegas; el sistema educacional chileno, especialmente el público, es corrupto, hipócrita, en el que se mencionan dos o tres verdades en los discursos . . . , pero tras de ellas hay una infinidad de mentiras, que lo sostienen y todos los actores lo saben, creo que la sociedad toda lo sabe . . . (la serie “El reemplazante” de TVN, mostraba un pálido reflejo de la realidad), pero nadie “le pone el cascabel al gato” si no quiere arriesgar a ser RIDICULIZADO, AISLADO, INSULTADO. AGREDIDO . . . , ¿EVALUACIÓN? , ¿Qué debemos evaluar? . . . Hagamos una sociedad HONESTA de rey a paje y, luego evaluémonos . . . No busquemos la moneda caída bajo el poste con luz, sino bajo el poste donde se nos cayó . . . , aunque este NO tenga luz . . .

  • avatar Luz Benavides Jáuregui dice:

    Buen punto, en lo personal la observación debe ser parte normal de la práctica docente en el aula, en el contexto de que cumplas dos situaciones:
    Una que tenga un efecto de retroalimentación , constructiva y operativa una conversación profsional entre el observador y el observado, en el entendido que el observador tiene las competencias profesionales para llevar a cabo dicha observación y todo el protocolo que esta implica.
    Dos: Conocer la pauta antes por parte del docente observado.
    La evaluación no es una mala práctica siempre y cuando cumpla el objetivo
    Un abrazo y un Feliz Año 2013 para todos.
    Profesora de Historia y CCSS.- LUZ BENAVIDES JAUREGUI

    • avatar Mauricio Lara dice:

      Concuerdo totalmente con usted Profesora Luz.
      El observador debe tener las competencias para retroalimentar al docente. En la práctica he visto profesoras llorar después de las críticas que han recibido de parte de sus observadores. Eso va en total desmedro de la vocación de las o los docentes.
      Bueno, no todos realizan esta praxis con fines constructivos, algunos lo realizan solo por exigencia de las corporaciones. En lo personal he sido observado varias veces y no he tenido malas experiencias, al contrario, me han ayudado mucho a mejorar como docente.
      Aprovecho este medio para enviarle un gran abrazo y agradecimiento por sus enseñanzas.
      Saluda cordialmente
      Mauricio Lara
      Profesor EGB ex alumno UMC.

  • avatar Margarita dice:

    Como Evaluadora de Profesores con una trayectoria en aula de 29 años y que en la Institución en la cual me desempeñé por 29 años, desde que ingresé siempre fui evaluada y eso me permitió ir superando mis debilidades.
    Ahora toda evaluación se debe realizar con RESPETO hacia el colega, realizar en el mismo día retroalimentación y entregando toda la experiencia que se ha adquirido y a la vez acompañando al profesor o profesora, realizando un seguimiento, clases demostrativas(cuando se amerite), proponer actividades de acuerdo al grupo curso, etc.
    No es fácil la Evaluación a un colega, no es llegar y aplicar una pauta y ya!! por esencia soy profesora y lo que yo he aprendido lo quiero dejar a mis colegas jóvenes como uno legado y sobretodo CON MUCHO RESPETO!!!

  • avatar Jorge Gómez Villarreal dice:

    Quisiera contarte mi experiencia como asesor pedagógico en el Instituto Profesional de Chile, sede República. Entre las tareas definidas para el acompañamiento docente, se encuentra en nuestra institución la llamada OBSERVACIÓN DE CLASES. La definición, huelga decir, se ajusta a tu reflexión académica. ¿Para qué observan mis clases?, se preguntan también los docentes de IPChile. En nuestro caso, como asesores pedagógicos y toda información que llega a los docentes (a través de correos electrónicos, página web, agenda docente, reuniones diversas) es que la observación de clases no posee carácter de supervisión y mucho menos un sentido punitivo a su quehacer. El objetivo principal es acompañar al docente en el mejoramiento de sus prácticas docentes. Los asesores pedagógicos, responsables de la observación de clases, somos pares que asistimos a clases con el objeto de apoyar a nuestros colegas, sugiriendo técnicas, estrategias y metodología adecuadas para la optimizción de los procesos a la luz del modelo cognitivo-constructivista de aprendizaje, modeloal que adscribe nuestra institución.
    Comparto contigo en la importancia de que el docente cuente previamente la pauta de observación de clases y que los indicadores de la misma sean lo suficientemente claros y, en lo posible, consensuados.
    Escribo el presente, con el objeto de planetar particulamente una visión sobre la observación de clases: ésta debe constituir una especial instancia de crecimiento docente. Que el docente sienta que no está solo en su quehacer académico; que en una suerte de aprendizaje colaborativo con el observador, juntos construyan conocimiento para el desempeño en el aula y propender, con ello, a una educación de calidad.
    Sin embargo, no es suficiente con este tipo de acompañamiento. También en este sentido, es importante que existan otras instancias formativas que permiten al docente ampliar y mejorar sus prácticas. En nuestro caso, destaca en forma especial el programa de diplomados en educación superior que brinda nuestra institución, siendo los relatores de sus cursos los mismo asesores pedagógicos. De este modo, es posible lograr coherencia y congruencia en el quehacer. Afectuosamente,

  • Escribo este comentario , ya que tuve la experiencia de ser Asesora pedagògica del Programa LEM, por 5 añosfue una oportunidad que me dio el MINEDUC, de haber pertenecido a es te programa y estoy muy agradecida de la capacitaciòn que nos dieron en la prestigiada Universidades Alberto Hurtado, Universidad de la Serena y por el CPIEP, nos capacitaron que quedamos apta para realizar talleres a los profesore de nivel de transiciòn a Cuarto año Bàsico, capacitaciòn entre pares y era el Objetivo Macro, tambièn asistìamos acompañamiento a aula a los profesores, para ellos era una oportunidad de poder ver sus forlalezas y debilidades con una altura de mira, los profesores quedaban muy conforme cuando tenìamos el dialogo pedagogico , asistiamos con una pauta que nos enviaban las Universidades, fue una experiencia exitosa y que pena que haya desaparecido , porque fueron tantos años de capacitaciones, pero igual ayudo a mis colegas cuando tienen una duda.
    GRACIAS MINEDUC POR LA CONFIANZA QUE ME PROPICIARON PARA ENTREGAR UNA CAPACITACION ENTRE PARES FUE UN APRENDIZAJE ENTRE TODOS.
    Doris Angel Flores
    Profesora Escuela Amèrica RBD 847=8
    Combarbalà

  • avatar Alexis dice:

    Tal como se menciona en los comentarios, se divisa que en los últimos años la observación de clases ha tomado fuerza, siendo hoy por hoy una práctica instalada en la mayoría de los establecimientos educativos, e incluso, llegando a la Educación Superior, lo que me parece mejor aún, sobre todo, si queremos mejorar el sistema desde la formación de profesionales.

    Por lo leído, comprendo que existe un consenso en el carácter formativo que debe tener esta práctica, y principalmente, en el conocimiento y participación que se les debe otorgar a los profesores.

    Rescato también, que la evaluación no debe verse como algo negativo, siempre y cuando existan “capacidades” en los que evalúan. Aspecto a considerar como fundamental.

    Finalmente, lo que debiera intencionarse con la observación al aula, es el Aprendizaje Colaborativo.

  • avatar Claudia dice:

    Me sumo a la mayoría de los comentarios emitidos.
    Me parece interesante intentar comenzar por observaciones cruzadas de equipos de trabajo, acompañamiento de pares y directivos, tipo clases abiertas.
    Además, tener claro que el objetivo de observar y dejarnos observar tiene un fin de apoyo para fortalecer prácticas en pos de la mejora de los aprendizajes.
    Sin duda es muy potente el modelamiento: el profesor experto, el supervisor, jefe de ciclo o directivo debe modelar y mostrar lo que se espera que el docente en formación haga con los estudiantes…me gusta la idea de docentes tutores.
    Por último, creo una muy buena práctica el aprendizaje reflexivo y colaborativo que se logra con la implementación de Estudios de clases.
    Para todo esto se necesita de tiempos dados por la dirección para el encuentro de sus docentes.
    Gracias y saludos,
    Claudia

Este artículo tiene 13 comentarios.

Deja un comentario