¡Pero si la matemática es tan difícil! Columna de María José Jiménez

Este artículo tiene 55 comentarios.

¿Te gusta la matemática? ¡Ah! Entonces debes ser muy inteligente ¡Eres de otro planeta!

Si te suenan familiares estas expresiones, es porque así es. La matemática está estigmatizada socialmente y repercute en la psicología de las personas y, por sobre todo, en sus expectativas de autoeficacia: cuando una persona que no se siente capaz de llevar a cabo una tarea, entonces, simplemente, no la inicia -o bien- de hacerlo obligada, opone resistencia.

Entonces, ¿Cómo pretendemos que nuestros alumnos aprendan matemática si –inconscientemente (espero)– les estamos diciendo que la matemática es difícil, que pocos la aprenden y que, además, es crucial para su desarrollo formativo y profesional?

En otras palabras, con este mensaje, estamos ofreciendo el peor escenario para nuestros alumnos: bajas expectativas de autoeficacia, pero altas expectativas sociales respecto al resultado.

La matemática no es para genios. La matemática, según la UNESCO, es un derecho de todas las personas y debemos entenderlo como tal.

La pregunta es: ¿Cómo nos hacemos cargo del aprendizaje de nuestros alumnos, en estas condiciones?

Primero, debemos tener la convicción de que el aprendizaje de la matemática es importante y útil. Si nosotros, adultos (y profesores, y de matemáticas ¡más encima!), no creemos en esta premisa, más difícil aún es que los alumnos lo entiendan. Así mismo, debemos ser capaces de desarrollar actividades didácticas donde se evidencie esa utilidad, para que el alumno reconozca dicha importancia. Con esto último, no me refiero a actividades lúdicas, entretenidas o con material concreto (que no está mal), si no, a la “Didáctica de la Matemática” (léase entre medio de aplausos).

Segundo, y en este mismo sentido, las últimas investigaciones realizadas (en el Instituto Max Planck de Alemania) con foco en el aprendizaje de las matemáticas muestran que un factor importante es la capacidad didáctica del docente, por sobre sus conocimientos pedagógicos y disciplinares. Esto no quiere decir que no haya que darle una perspectiva holística al problema, sino más bien, que hay que capacitar a los docentes para que desarrollen competencias con foco en la Didáctica de la Matemática. Esto nos permitirá ser críticos, teniendo herramientas para cuestionar y mejorar el currículum desde nuestro entorno y, desde ahí, contribuir al país.

Tercero, y haciendo énfasis en el párrafo anterior, algunas de las directrices de la Didáctica de la Matemática, en cuanto al docente, son:

□        Debe lograr que los alumnos evidencien la razón de ser de los conceptos matemáticos.

□        Debe proponer una adecuada transposición didáctica, es decir, hacer que la matemática sea aprendible por el alumno. O, como dicen algunos, llevar el saber sabio a un saber enseñable en aula.

□        Debe proponer y responder de manera coherente al contrato didáctico. En otras palabras, el docente debe establecer compromisos con los alumnos, en post de su aprendizaje y CUMPLIRLOS.

Estas herramientas permitirán dar sustento a las actividades de enseñanza y aprendizaje, sin embargo, debe ser bajado a cada uno de los conceptos matemáticos involucrados. Por lo tanto, la responsabilidad de capacitar es tanto de directivos, como de los mismos docentes, en la búsqueda constante del mejoramiento de sus prácticas.

¡Manos a la obra!

  

55 comentarios para “¡Pero si la matemática es tan difícil! Columna de María José Jiménez”

Este artículo tiene 55 comentarios.

  • avatar Danilo dice:

    Bastante motivar y es necesario que quienes trabajamos en educación matemática recordemos constantemente.

  • avatar Johanna Duarte dice:

    María José, es muy cierto todo lo que dices. Desde mi experiencia como alumna, matemática siempre me resulto difícil, pero me gustaba. Somos de la generación donde se mecanizaba mucho y luego grande me paso la cuenta, entender el porque y el trasfondo de algún ejercicio. Sin embargo, hoy en día las exigencias son mucho más altas, incluso por parte de los alumnos, por lo tanto como profesores debemos , tal como tu dices, hacer que la matemática sea aprendible por el alumno, lograr que sea entretenida sobre todo para los más pequeños, que necesitan una buena base, para que luego no se crea que matemática es solo para los más inteligentes y que pocos la aprenden. .. debemos lograr como profesores que los alumnos comprendan y disfruten matemática.

  • avatar claudio.guzman03@inacapmail.cl dice:

    Pues claro, la Matemática no es difícil pero, quizás con un afán egoísta de darle realce y categoría a lo que estamos enseñando, la hacemos difícil. Planteando nuestro discurso utilizando un lenguaje lo más sofisticado y hermético posible, recitando teoremas y corolarios de memoria que no tienen ningún sentido para los alumnos, a veces con una pompa y flema que da risa. Es de mínima lógica entender que no me puedo estar manifestando aquí en contra de la rigurosidad en la Matemática, rigurosidad que confieso adorar, pero esta será útil en la medida que sea significativa. Demostremos un teorema siempre y cuando la prueba sea constructiva, es decir, que la técnica matemática que implica permita entender de mejor manera el concepto o sea aplicable a la resolución de los ejercicios y problemas, si no es así,NO. Destacaría finalmente dos concepto Rigurosidad Constructiva y Aprendizaje Significativo. Eso nos salvara

  • avatar Carlos dice:

    Para poder motivar primero debemos estar nosotros los profesores motivados, y en Educación Matemática es muy importante porque es allí donde la Matemática cobrará sentido en el Estudiante lo que le permitirá un buen pasar en E. M y superior.

  • avatar Darío dice:

    Buena impresión de la realidad del aprendizaje matemático. Hay un par de datos que ignoraba y que serán desde ahora parte de mi argumentación habitual frente a discusiones de este carácter.

  • avatar Susana Leiva dice:

    Los involucrados deben entender que ya no es mecanizarlas es aplicar el concepto y ver la utilidad en la vida diaria

  • avatar Pablo dice:

    Quizás el problema de la matemática en el colegio sea que se quiere enseñar “el concepto” a mentes que por su inmadurez no están en condiciones de conceptualizar o hacer abstracción mental. Se procede a fuerza a “abrir la mente” (¿De ahí viene el concepto del mal alumno en matemática, al que se le dice que “es duro de cabeza”?). Quizás si se presentara la matemática como el medio “obvio y natural” de resolver los problemas cotidianos y ordinarios de todos los mortales, no se pensaría que la matemática es para seres superiores con mentes superiores y poderosas, si no más bien como el procedimeinto obvio para resolver problemas. Es decir, iniciar la matemática absolutamente utilitaria y aplicada, para posteriormente y de forma natural abstraerse a los conceptos y la belleza de la matemática.

  • avatar Cristian dice:

    Creo que lo más complicado de la enseñanza de la matemática, es poder romper con la lógica instrumental cultivada en el pensamiento de los profesores de matemática. No digo que todos sean así, pero si evaluamos una clase (me ha tocado hacerlo) de varios profesores de esta rama; la gran mayoría responde a entregar sólo conocimientos y no muestran el valor real y trascendental que tiene esta ciencia (matemáticas para la vida). En base a esto, creo que el principal desafío es formar buenos profesores de matemática. Por lo tanto, el eje central para formar buenos docentes debe estar en la formación integral y completa que entregan las instituciones de hoy en día.

  • avatar Javier Berríos dice:

    Es importante ver las bases que tienen los alumnos. Y si no cuentan con base adecuada debe haber un reforzamiento en otro horario de clase. Y si ya no el alumno no respode entonces debe ser planteda la realidad al alumno y es que no tiene la actitud para esto

  • avatar Deissy dice:

    Muy buena redacción, entretenida y con reflexión hacia nuestra practica docente, y lo mejor de todo; es que puede ser transferible a otros subsectores.
    En mi caso, en el sector artístico tengo que luchar día a día con una serie de mitos urbanos impuestos por la sociedad, estereotipos que desde pequeños son inculcados en los niños, como por ejemplo, no salirse de la línea cuando están pintando imágenes, los arboles son así, la manzanita es roja, el cielo azul, todo falso, la manzana no es roja totalmente, tampoco el cielo es completamente azul.
    En cuanto al ideario de que la matematica es dificil, en artes tenemos una serie de falacias como por ejemplo”yo soy malo para artes”, “yo no se dibujar”, en fin.
    Mitos como; el arte es lo creado por los renacentistas y si tu te sales de ese prototipo, eres malo para el arte. leer este articulo me ayuda a reafirmar mi objetivo; que debo tener como docente en mi didáctica diaria, puesto que los alumnos deben comprender e internalizar, la real importancia de aprender la disciplina para su uso en la vida diaria. Perdonen la redacción. Gracias María Jose.

  • avatar Aldo dice:

    Muy buen comentario! Que bueno que expliques que Didáctica no es hacer clases “lúdicas, sino mucho más que eso.

  • avatar Andrea dice:

    María José, este es un tema bastante recurrente, al cual no se le da la importancia correspondiente…tus palabras nos hacen recordar y analizar nuestras propias prácticas docentes pudiendo realizar una autocrítica de la inferencia que ejercemos como docentes, con respecto a la visión y predisposición de nuestros estudiantes hacia las matemáticas….si este aspecto fuese más considerado les brindaríamos a nuestros estudiantes nuevas oportunidades…..ellos mismos se darían la oportunidad de aprender…porque sabrían que no es un lujo de algunos, es un derecho para todos

  • avatar Cristian Gúmera dice:

    María José, me hace mucho sentido todo lo que tú expones. Creo que hay desconocimiento, y eso lleva al temor por esta disciplina. Por lo tanto, es nuestra labor motivar a los estudiantes a romper estas barreras.
    Creo que con acciones como estas podemos partir. Además de eso, tú, yo y mucha gente que nos rodea (amantes de la matemática), debemos seguir adelante mostrando en el aula, capacitando a docentes, elaborando material educativo de calidad, entre otras muchas aristas; que podemos cambiar este paradigma auto-impuesto.
    Un abrazo y gracias amiga mía.

  • Bello Blog. Felicitaciones.

  • avatar Maribel Díaz dice:

    Es muy cierto todo lo que dices, creo además que la Didáctica de las Matemáticas debiera ayudar al profesor(a) a cómo dictar la clase, cómo enseñar un determinado concepto, aplicar una herramienta específica, es por esto que en la formación de docentes (Carrera de Pedagogía) se incluya la Didáctica desde un inicio.
    Pero tal como dicen los otros colegas que comentaron el artículo, todos “sufrimos” las matemáticas siendo niños o adolescentes, por lo tanto, recordemos aquellos momentos y pongámonos en el lugar del alumno al momento de planificar cómo vamos a enseñar algo para que sea aprendido y no olvidado.

  • avatar Petra Diez dice:

    María José, muy bueno este artículo. Creo que es importante destacar que la Didáctica es una ciencia, que estudia a las matemáticas desde distintos focos, dependiendo del marco teórico que lo sostiene, y no es sólo saber enseñar, como ya en varias oportunidades he escuchado.

  • avatar Raimundo Aureli Sepulveda Vasquez dice:

    SALUDOS MARÍA JOSÉ:

    EN RELACIÓN A TU TEXTO Y LAS IDEAS VERTIDAS, ES EVIDENTE QUE HAY TANTAS FORMAS DE ENSEÑAR-APRENDER MATEMÁTICAS COMO “PROFES” DE MATEMÁTICAS HAY… EN LO PERSONAL, Y DESPUÉS DE “INTENTAR” ENSEÑAR MATEMÁTICAS POR CASI DOS DÉCADAS, TE CUENTO QUE ME QUEDO CON DOS ESTRATEGIAS BÁSICAS, 1) CONSISTENTE EN CREAR UNA ATMÓSFERA DONDE “NADIE SE EQUIVOCA” (MUY ÚTIL EN LA ENSEÑANZA DEL INGLÉS) Y 2) HABLARLES “MATEMÁTICAMENTE”, O SEA, TRANSITAR DESDE LA VALORACIÓN DE LA MATEMÁTICAS COMO OTRO “IDIOMA”, DARLE VALOR COMO “HERRAMIENTA” PARA RESOLVER SITUACIONES DE LA VIDA REAL, HASTA JUGAR MUCHO CON EL SIGNIFICADO DE LA MATEMÁTICAS COMO “INVENTO-DESCUBRIMIENTO” DEL HOMBRE, POR EJEMPLO INCENTIVANDO A LOS ALUMNOS A RE-DESCUBRIRLAS…
    SEGÚN LAS NEUROCIENCIAS, TOMA UN SEGUNDO QUE UN ALUMNO SE GRABE “LA MATEMÁTICA ES DIFÍCIL” Y UN AÑO ATREVERSE A DECIR: “LAS MATEMÁTICAS SON MÁS FÁCILES DE LO QUE CREÍA”… EL TEMA ES COMPLEJO, PERO UN BUEN DESAFÍO PARA QUIENES CREEMOS EN LA EDUCACIÓN….

    DOCENTE INACAP SEDE STGO-SUR

  • avatar Monica dice:

    María José, me parece muy cierto la teoría, y como profesora he tratado de utilizar al máximo situaciones didácticas para que los estudiantes aprendan y guiarlos ene ese proceso. Pero para algunos contenidos se me hace más difícil encontrar situaciones didácticas.
    Sería excelente compartir experiencias en el aula al respecto, tal vez abrir un blogs para cada eje curricular.

    Lanzo la idea para que la tome Eduglobal, ya que llega a muchos profesores o tal vez existe y yo no me he enterado.

    Hasta pronto.

  • avatar Ricardo González dice:

    Estimada María José,
    Yo soy uno de los profesores , que pertenece a una época en que los profesores de mi Universidad se daban por entero para que los alumnos se interesaran por las Matemática y eso a mi me quedó marcado , nos citaban sábados y domingos en las mañanas en donde el carisma de ellos por enseñar hizo que yo me dedicara a este oficio , y estoy feliz de hacerlo, que Ud esté bien .

  • Me parece muy importante compartir experiencias. En mi caso, mis profesores en la Universidad fueron muy rigurosos, por ejemplo, en la demostración de los teoremas y, obviamente sobre todo, en geometría.
    Se hace imprescindible situar el vocabulario al nivel de los alumnos, incluso permitiendo que ellos hagan sugerencias. Me gusta la idea de compartir actividades y metodologías.

  • avatar Miguel Chavez dice:

    Hola buenas, necesito conocer el software de la nueva técnica de aprendizaje de las matemáticas.
    Estaré atento.

    Gracias

  • avatar Cristian Gabriel Marchant Liberona dice:

    He escuchado y leído muchas opiniones sobre matemática…, muchas de estas emitidas por personas que ni siquiera la conocen…, otros que conociéndola, al menos en parte, no tienen la experiencia de enseñarla a alumnos en las condiciones actuales…, algunos que HACEN PATRIA tratando de hacer clase en una sala a 45 alumnos(as), de esos que llaman “en condición de riesgo”… y que por lo mismo el sistema les ha enseñado que NO se requiere esfuerzo, que NO se requiere disciplina, que ni siquiera es necesario PRESTAR ATENCIÓN, o COPIAR CONTENIDOS para aparecer al final del periodo académico aprobando la asignatura… y aunque les suena “disonante” a los que algo de honestidad les queda, aprobar sabiendo que NO SABE NADA, rápidamente esta disonancia es ahogada…, al final “SI NADIE APRENDIÓ NADA”, e igual los pasaron (y algunos hasta con buena nota), de seguro que no debe ser algo “tan grave”… Que los alumnos vivan este proceso, usen y abusen de las condiciones actuales, es una consecuencia lógica de la hipocresía del actual sistema. Nunca el enfermo se ha mejorado, sin quemar las etapas necesarias… RECONOCER que se está enfermo, DISCRIMINAR los síntomas del mal que le aqueja, ANALIZAR las variables que se han de considerar en la implementación de la terapia adecuada y por último, APLICAR rigurosa y sostenidamente ésta. Es aquí donde se llega al punto que NADIE PARECE VER… (o los que lo ven, no están interesados en mostrarlo…, las implicancias de esto, suena hasta perverso…).
    La MATEMÁTICA, en principio y las ciencias exactas en general, REQUIEREN UN PROCESO COGNOCITIVO distinto a las otras ramas del saber. Al menos en la intensidad está definitivamente “desplazada con respecto a las restantes asignaturas”… En matemática se asume que los niveles de CONOCIMIENTO y COMPRENSIÓN (de la taxonomía de Benjamín Bloom), estás superados…, y lo que se EVALÚA o mide es los niveles de APLICACIÓN, ANÁLISIS … , SÍNTESIS …
    Evaluemos lo que sabe un alumno de cualquier otra asignatura, permitiéndole que consulte su cuaderno (el que supondremos que tiene todos los contenidos tratados en clase, y está ordenado…), o que incluso pueda usar el libro de la asignatura… ¿Qué nota obtendrá dicho alumno?… NO MENOS de 5.0 y no serán pocas las notas sobre 6.0. Repitamos el experimento en MATEMÁTICA ahora, ¿Qué nota obtendrá dicho alumno?… increíblemente puede obtener hasta menos de 2.0 y apenas 1 de cada 30 puede llegar a obtener más de un 6.0.
    El alumno en matemática, aunque tenga el modelo de un ejercicio a la vista, si no CONOCE ni menos COMPRENDE los PRINCIPIOS INVOLUCRADOS, NO podrá APLICARLOS en un problema aunque sea prácticamente igual al desafío planteado. Pero ¿cómo un alumno(a) en “situación de riesgo” podrá CONOCER y COMPRENDER, los principios matemáticos, si en el mejor de los caso está “salivando con su celular”… toda la clase?, y peor aún…¿cómo le hago entender que SI se requiere esfuerzo, que SI se requiere disciplina, que SI es necesario PRESTAR ATENCIÓN, y COPIAR CONTENIDOS para que al final del periodo académico apruebe la asignatura… y aunque les suene “disonante” la honestidad, eso “tan pasado de moda” es lo que le da REAL VALOR a las notas, cuando éstas representan LO QUE EN VERDAD SABE, Si desde que ingresa al sistema le vienen enseñando lo contrario…?
    Esta no es más que una de las muchas aristas que tiene “nuestro sistema educacional” y la triste evolución que ha sufrido…

    • avatar Florencia dice:

      Estoy de acuerdo contigo; yo también seguí ese proceso con mis alumnos, dio excelente resultado y muchos amaban la matemática.
      Lo lamentable es que en las Universidades no se usa esta metodología, para formar a los docentes.
      la matemática es lúdica y la observamos en toda la naturaleza.

  • avatar Óscar Silva dice:

    Interesante columna, aunque resultará difícil que aquellos profesores que tengan la idea de la matemática confusa y complicada, puedan aterrizar la información que das. Ya que muchas veces el problema está en las bases antiguas de enseñanza (Hey, no sólo en la matemática); muchos se aferran tanto a los antiguos métodos que olvidan el desarrollo generacional y las exigencias del nuevo alumno.

    Hago clase de matemáticas a alumnos de primer año en la Universidad Mayor y la primera pregunta que les hago es precisamente ¿A quién no le gustan las matemáticas? Inmediatamente más de la mitad del curso levanta la mano. Esto les ayuda a identificarse dentro de un grupo: “No soy el único”. Luego les pregunto ¿A quién le ha ido siempre mal? El número de manos arriba es menor, pero ya hay una disposición a aceptar que: Soy malo en esto porque simplemente no me gusta.

    Mi intervención siguiente es motivarlos y prometerles que lograré que les gusten las matemáticas aunque me cueste el año completo. Luego la asociación mental es propia de cada uno: Si consigo que me gusten, entonces me dejará de ir mal.

    Ya con esto elimino de raíz la idea “Me va mal porque soy tonto” o “Me va mal porque no soy capaz”.

    Creo que detalles y gestos como estos de parte del profesor hacia los alumnos son los que marcan la diferencia. Conseguir que el alumno se sienta en confianza para aprender y superar el desafío que significa la matemática. Como bien decías; darles a entender la razón de cada concepto que se les enseñe. El “porque sí” ya está pasado de moda, a todos nos interesa saber de dónde viene cada cosa y así logramos mayor interés.

    Por ahí leí una frase cuyo auto desconozco:

    “El profesor no debe ser un sabio orador sobre un escenario. Debe ser un guía al lado del estudiante para acompañarlo en su viaje.”

    Entonces antes de enseñarle que 10+10 es igual a 20, debemos enseñarles que es completamente posible sumar un 10 con otro 10.

    • avatar Lilian Hennicke Añazco dice:

      Creo Oscar que tienes mucha razón pero tus alumnos son universitarios en ese momento uno como persona está asumiendo su responsabilidad, pero ¿qué pasa con un alumno de básica, y uno de media que ha pasado de curso sin saber nada de nada?.
      En lo personal me apasiona la matemática me encanta y también apasiona enseñar, cualquier alumno mio podría decirlo, el problema está en que a la mayoría de mis alumnos NO les gusta estudiar, y no solo matemática sino cualquier otra disciplina. Entonces creo que perdemos un tiempo precioso en culparnos del resultado de nuestros alumnos (estoy clara que si hay profesores irresponsables) en vez de buscar en nuestra sociedad actual donde se nos perdió el norte y ¿ por qué?, quizá encontremos las respuestas.

  • avatar Sergio López Riquelme dice:

    Leí con mucha atención la columna y toooodos los comentarios y respuestas. Trabajo en un colegio de “riesgo medio” (si de clasificarlos se trata, pero trabaje 3,5 en uno de alto riesgo…hasta que me cesaron), y en un instituto profesional. Y mis dos realidades son bastantes similares en lo que respecta al haber transitado por un aprendizaje memorístico y reproductivo de contenidos, pero con nulo o precario aprendizaje. NO creo tener la panacea, pero sí considero fundamental el que se nos debe enseñar verdadera didáctica de la matemática (la que recibí con mucho agrado – Usach -Grupo Felix Klein-; ; pero que se debe actualizar siempre) y además enfrentar los miedos y temores de los estudiantes con los estudiantes; hacerles sentir que el equivocarse es una opción …de aprender. Es cierto que los estudiantes carecen de disciplina (social y escolar), pero sólo enfrentándolos a situaciones reconocibles lo asumen y le encuentran sentido. Obvio que no es en todos, pero como me enseño uno de mis profesores :”la educación es labor de sembradores…y no todas las semillas florecen, pero son las menos. Que agota, claro que cansa, pero allí aparecen “algunas de esas semillas” y de cuando en cuando te dan la alegría que te hace perseverar en esto.
    No soy profesor de matemática por opción…lo soy por adopción.

    Un abrazo a todos y gracias por los comentarios y las respuestas, pues con todos me he sentido representado

  • avatar Humberto dice:

    Hola, aunque soy profesor de lenguaje y tecnología, mi pasión por los números siempre ha sido un desafío diario. En todas las escuelas en que he trabajado he colaborado con la asignatura de mate+ticas ( así estaba en un libro de media de los años setenta), pero he tenido problemas con los docentes titulares y creen que les “quiero quitar” las horas de asignatura. En mi caminar por la educación he comprendido que uno de los problemas de las matemáticas es que se enseñan los números y se trabaja con ellos y nadie explica que son y como surgieron, de verdad no he encontrado alumnos que sean capaces de definir un “número” y si no saben que es ¿cómo pueden racionalizarlo?.
    Tengo cuatro hijos y dos de ellos,( mujeres) han ganado medallas en olimpiadas matemáticas, el mayor estudio en la San Sebastian con beca por excelencia en matemáticas. No puedo decir que es un “método”, pero en los repasos y ayudas que hago doy una buena cantidad de tiempo a lo que he llamado “FILOSOFÍA DE LAS MATEMÁTICAS” Que es la base para comprender los números y sus implicancias. Los contenidos son los mismos. Si nuestros alumnos fallan en contenidos, debemos darles “CIENCIA”. Recuerden ellos también pueden PENSAR.

  • avatar Tita dice:

    LES PUEDO AGREGAR QUE UNA BUENA MOTIVACIÓN EN LOS ALUMNOS ES FUNDAMENTAL PARA INICIAR UN AÑO ESCOLAR, Y CADA CIERTO TIEMPO. Primero el profesor tiene que tener la convicción que el aprendizaje de la matemática es muy fácil y ésta verdad transmitirlo a los alumnos. Segundo, con sencillos ejemplos, que es tan fácil aprender matemática como aprender a andar en bicicleta, en los primeros años se le coloca rueda, después la mamá, papá u otro le ayuda a sostener la bicicleta, hasta que sólo la maneje y ande. Todo ese tiempo se llama practica, etc, así se aprende matemática…con mucha practica e interés en aprender.
    Todas las experiencias sirven y son buenas. Sólo que debemos trasmitir que la matemática es la asignatura más fácil de aprender.

  • avatar Claudia dice:

    Estimada María José,
    junto a un grupo de profesores, enseñamos hace un tiempo la metodología Singapur y nosotros mismos hemos sido usuarios por más de 6 años. Hemos podido constatar que no basta saber el qué enseñar, sino también el cómo hacerlo. Si sabemos ayudar a los niños para visualizar la matemática que es muy abstracta, claramente todos pueden aprender ya que todos están invitados a jugar y a participar en los desafíos. El andamiaje es muy relevante en la matemática porque dentro de nuestras salas hay una diversidad de estudiantes con sus experiencias y aprendizajes previos, entre otros…
    Gracias por tus palabras que nos invitan a la reflexión y dialogo abierto.
    Saludos!!

  • avatar Luis Cabezas dice:

    He leído reflexivamente la mayoría de las intervenciones, las cuales son muy enriquecedoras para mi,, para la enseñanza y por supuesto para el aprendizaje de nuestros alumnos, Agradezco esta oportunidad de compartir el trabajo de la Matemática, que como Profesor de ella, me he basado en el inicio de éste espacio, la EMPATÍA, que he desarrollado y con énfasis pues así he podido en varias generaciones acercar, encantar,motivar a mis alumno, y agrego más que empatía, la ENDOPATÍA y así hacerles sentir, (….como han expuesto comentarios, que la Matemática es fácil y accesible a toda persona,…….a todo alumno,…), que ésta disciplina se entiende, se aprende y se disfruta, como en Artes, Historia, o Lenguaje.
    vaya un afectuoso saludos a todos y éxito en este año 2015

  • avatar Eliza dice:

    Creo que para enseñar cualquier disciplina es importante tener conocimiento de aquella. La matemática es hermosa y como cualquier aprendizaje necesita un “buen aprestamiento” una base sólida.
    Hice un manual con la etapa prenumerica y mucho material necesario, para inicial la educaciòn formal, pero a nadie le interesa.
    Saludos

  • Hace falta conectar la enseñanza de las matemáticas con asuntos relevantes para la comunidad, como por ejemplo las demandas de justicia social. Hay una organización llamada Rethinking Schools que produce material didáctico en inglés. Han publicado un ebook sobre enseñar Justicia Social a través de los números. Dejamos el enlace por si es de interés de alguien. Un saludo http://www.rethinkingschools.org/ProdDetails.asp?ID=9780942961553

  • avatar juan coronado dice:

    Después de leer algunas reflexiones sobre la columna de María José, pregunto ¿Quién define lo que es aprendizaje significativo?…¿cuando se hace abstracta la matemática -entendiendo que es la exclusión del sujeto- y de cuál sujeto, del qué enseña o del aprendiz? En mi enseñanza media nunca logré comprender para qué servía multiplicar binomios y trinomios, etc. en mi cerebro solo eran números de un juego sin sentido. Sin embargo en mis estudios superiores aprendí mucha geometría y vaya que le encontré sentido y utilidad. Concluyo, que la matemática en la enseñanza media solo me ayudaron a obtener malas calificaciones. más de eso, nada. ¿entonces, será que la matemática y la educación, o el aprendizaje debe tener un sentido de utilidad para el sujeto? ¿pero cómo saber qué le será de utilidad?…¿No será mejor que el aprendiz o estudiante se acerque a los contenidos que él considera propio a su proyecto de vida? ¿para qué se enseña tanto contenido “aprendizaje insignificante”? No afirmo con esto que las materias o contenidos sean por si o por si mismo inútiles. Hoy en día los planes y programas los siento obsoletos a una mentalidad que está muy lejos de lo que nosotros profesamos.

Este artículo tiene 55 comentarios.

Deja un comentario