La urgente necesidad de educar-nos sobre el uso del móvil y otros valores

Este artículo tiene 2 comentarios.

escolares y smartphonesMe dejó con muchos sentimientos encontrados ver la noticia de aquella mujer, que después de una discusión de pareja, se lanza a la línea del metro esperando morir y nadie le ayuda. Todos la grababan y le sacaban fotos con sus móviles para luego, me imagino, compartirlo en las redes sociales.

Esto me hizo sentir  rabia e impotencia, porque según yo, si hubiese estado ahí, me habría sentido muy incómoda y quizás hubiese bajado a ayudarla o algo habría hecho, pero tengo claro que no me hubiese puesto a fotografiarla o grabarla, lo cual denota una tremenda indiferencia hacia la persona, su dolor o reacción, aun estando ella bajo la influencia del alcohol.

Esta noticia también me hizo pensar en algo que está muy arraigado, que ocurre a nivel mundial, y que va en aumento: el apego que mucha gente le tiene a sus móviles. Algunos lo denominan “Phubbing” o “Nomofobia”  o “Adicción al Smartphone”.

Según un artículo publicado en Radio Corazón: “La actitud de constante atención al teléfono por sobre el interlocutor ha sido bautizada como “Phubbing”, la que no distingue edad ni género y se le ha llamado incluso “el fin de la civilización”. En Chile, el 52% de los teléfonos que se venden son smartphones, y somos el tercer país de Latinoamérica con más teléfonos de este tipo, llegando a un 19% de la población. Y el problema seguirá creciendo”.

Esto lo vemos en restaurantes, en las plazas, metro, micro, reuniones de trabajo por todas partes.escolares y smartphones 2

Si se reeditara un “Manual de Carreño”, seguro incluiría tips respecto a la mala educación que significa prestar más atención al móvil que a la persona que se tiene  al frente. Según el artículo de Radio Corazón, “…la popularización de los teléfonos inteligentes y permanentemente conectados ha planteado un nuevo problema social: ¿Cuándo es correcto estar constantemente pendiente del teléfono, y cuando no?

En movilonia.com, en otra nota con respecto a este tema dicen: “Según  el Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA), el 53% de los españoles son adictos al móvil; lo que supone un aumento del 13% si lo comparamos con datos de hace algunos años. El miedo a salir de casa sin el teléfono, la nomofobia, afecta nada menos que a 40% de las personas entre 18 y 30 años según una encuesta realizada por Telefónica.

Gabriela Martínez Castro, directora del CEETA, explica en movilonia que “hay que alarmarse cuando nos damos cuenta que si no tenemos acceso al móvil –ya sea porque lo olvidamos en casa, porque se agotó la batería, nos quedamos sin saldo o simplemente no tenemos buena cobertura- comenzamos a tener dificultades en nuestra vida”.

En este video se pueden apreciar claramente muestra muchas situaciones en las que el “phubbing” está presente:

 

Al observar este video un par de veces me sentí de verdad identificada en algunas  situaciones. Las imágenes me hicieron reflexionar y hasta sentí vergüenza. Tomé conciencia de la importancia de mirar a la cara cuando me hablan, de dejar de hacer lo que estoy haciendo y poner realmente atención a los demás, de revisar los correos y participar en las redes sociales cuando no esté rodeada de mi familia, colegas o alumnos.

Sin embargo a gran parte del  mercado de los dispositivos y aplicaciones móviles  le importa muy poco esta situación y la trata de suavizar y hacer parecer algo normal y hasta entretenida:

Como educadores estamos aún a tiempo de intervenir positivamente en esta generación, humanizándola, haciéndola más consciente de sus actos y crítica de los medios, enseñándole a los niños, adolescentes y jóvenes la importancia de relacionarse con las personas y a usar las tecnologías de forma responsable.

Y tú ¿Cómo podrías aportar desde el aula a formar personas realmente sociales? ¿Usas actualmente alguna estrategia para moderar el uso del móvil en la sala de clases? ¿Promueves un pensamiento crítico hacia los medios? Te invito a opinar y comentar este post.

 

2 comentarios para “La urgente necesidad de educar-nos sobre el uso del móvil y otros valores”

Este artículo tiene 2 comentarios.

  • avatar Cynthia dice:

    Concuerdo totalmente e incluso siento la misma repulsión que ud. Lamentablemente nuestra sociedad está al borde del colapso con respecto al uso de smartphones, no sé si será la necesidad de vivir una vida perfecta a través de las redes sociales, por que el chileno en sí debe hacerse una introspección, la falta de seguridad nos ha echo el blanco perfecto para las grandes empresas que venden estos dispositivos. Será algo cultural?
    En lo personal, creo que, aunque suene de la edad de piedra, como docentes debemos ponernos los pantalones frente a esta situación y erradicar los smartphones del aula. Esta bien, admito quejas y enojos, pero los smartphones no son sinónimo de “prestar atención en clases”, para eso mejor usemos otro tipo de tecnología. Implementemos de mejor forma las salas enlace (en mi época se llamaban así, desconozco su nombre actual) o que las escuelas inviertan recursos en estas pizarras interactivas. Me parece desconcertante, y algo así como un grito desesperado, la realidad de nuestra sociedad (que desde siempre ha sido morbosa), pero esa urgente necesidad de compartir todo, de ser el primero en postear algo nuevo, eso para mi significa INSEGURIDAD, algo asi como lo que se vió en la pelicula CATFISH.
    Como futura docente y madre que soy, comienzo en casa. Sé que mi hijo es seco para usar el tablet, el celu y el pc, pero los tiempos se controlan. No es que debamos tirar toda esta tecnología a la basura, hay que saber usarla, al tiempo que corresponde. En vez de regalarle un smartphone a un crío de 6 años, enséñale algún deporte, invierte en eso. Sueño con el día en el que los niños llenarán las plazas, jugando al pillar o sólo corriendo, en vez de estar como zombies pegados a las pantallas.

    • avatar María dice:

      Estamos muy de acuerdo… en establecer horarios para su uso y eso debe de empezar por los mayores, pero resulta que son los primeros en incumplir la norma.

      Hace poco fui invitada a una inauguración de un Spa, y para mi asombro los señores que allí se encontraban todos estaban pegados a sus Celulares, se les hablaba y escasamente contestaban…..pues estaban muy ocupados. Esto lo observo en todas partes, hombres y mujeres…y no siempre jóvenes. No nos prepararon para tal adelanto tecnológico, como también para estar a tono con la juventud de ahora.

Este artículo tiene 2 comentarios.

Deja un comentario