La ciencia avanza, pero seguimos estudiando igual

repasoconcerebroactivo-48829_200x200Hace más de un siglo María Montessori planteó una forma totalmente distinta de enseñar donde los protagonistas eran los estudiantes.

Desde incluso antes que ella y hasta hoy estudios empíricos nos han demostrado una y otra vez que estudiantes entretenidos y estimulados tienen mejores resultados.

En los últimos 50 años, y especialmente en los últimos 20, la ciencia ha probado y recontra probado, principalmente con el uso de SCANNERS PET (que nos permite ver visualmente cómo se activa el cerebro) y otras tecnologías, que el cerebro se activa, recuerda y aprende mejor cuando un estudiante es estimulado en todos sus sentidos, cuando participa, cuando se siente importante, cuando es protagonista, cuando se entretiene.

CONCLUSIÓN: No gastemos más dinero ni tiempo en estudiar cómo aprenden nuestros hijos, ya lo sabemos, el verdadero PROBLEMA está en llevar la teoría a la práctica, en descubrir cómo logramos implementar – lo que supimos primero intuitivamente y luego probamos científicamente – en las actividades académicas del día a día.

Los pequeños hábitos como mecanismo del cambio

La pregunta que nos tenemos que hacer y seguir haciendo es: ¿Cómo logramos convertir este avance o descubrimiento en algo que mis hijos o sus profesores puedan utilizar diariamente? Otra forma de decirlo es ¿qué estrategias de uso diario (hábitos) debo desarrollar en mis estudiantes o educadores para que puedan llevar a sus actividades lo que la ciencia ya sabe pueden lograr?

Si se hacen esta pregunta una y otra vez empezarán a encontrar las respuestas, muchas de ellas tienen el nombre de Técnicas de Estudio o Técnicas de Enseñanza, que no son más que simples estrategias diarias que llevan la teoría a la práctica. Sigan dándole vueltas a esta idea y verán que las cosas no son tan complejas como parecen.

Hasta siempre, perdonen por mi ataque filosófico de hoy y ¡Vamos que se puede!

 

Este artículo tiene 0 comentarios.

Deja un comentario