Tareas Escolares en Chile: ¿De qué estamos hablando?

tareasDurante las últimas semanas, ha estado muy en boga la discusión sobre las tareas escolares en Chile. Padres, apoderados, profesores y estudiantes, han puesto en el debate público el exceso de tareas escolares y las repercusiones de éstas en los hogares chilenos, tanto desde el punto de vista de salud, derechos y aprendizajes. Por ésta razón, es que la semana pasada comenzó a desarrollarse la Comisión “Experiencias de Aprendizaje y Formación Integral” con el fin de entregar luces sobre la problemática, de manera de generar propuestas en el corto y largo plazo, que permitan que este enorme problema pueda tener una solución acorde a los actores más importantes en Educación, como son los niños, familias y profesores.

Sin perjuicio de lo anterior, es importante desclasificar algunos elementos en relación a las tareas escolares, de manera de ampliar el debate existente. Veamos algunos puntos importantes:

  • La tarea escolar es una propuesta de acción que los profesores plantean a los estudiantes para el aprendizaje.
  • Existe una importante relación entre aprendizaje y la gestión de las tareas en el aula.
  • Los profesores deben elegir bien las tareas escolares, haciendo explícitos los objetivos de aprendizaje que pretenden conseguir.
  • Toda tarea escolar responde a las trayectorias posibles de aprendizaje del estudiante.
  • Las tareas escolares no son suficientes para potenciar un determinado tipo de aprendizaje.
  • Las tareas escolares deben contemplar la dimensión cognitiva de cada estudiante, para que sea eficiente y cumpla su propósito.
  • Finalmente, las tareas escolares por lo anterior, no tienen como fin último generar hábitos.

Es importante decir a partir de esto, que las tareas escolares son una herramienta más que poseen los profesores dentro de una enorme batería de técnicas existentes para desarrollar y ampliar los aprendizajes.

No olvidemos que la educación tiene por finalidad la felicidad de nuestros niños y niñas, y que por tanto las metodologías y técnicas que se utilicen, no deben invadir los espacios y tiempos propios de los estudiantes.

El tema es amplio y el debate está instalado. En la medida que podamos ir construyendo todos juntos el proceso educativo, nuestros niños y niñas, familias y profesores, serán más felices, más motivados, y más comprometidos con su sociedad y entorno cercano.

 

Este artículo tiene 0 comentarios.

Deja un comentario