Docentes con tarea para la casa

En los tiempos que corren, mucho le exigimos a los docentes.

¿Cuántas veces hemos escuchado que son los culpables de los males sociales que parten de la mala educación?

profesorLos profesores están constantemente en el estrado. Si nuestros hijos se sacaron mala nota, el docente es el que no supo explicar; si el niño llegó llorando, el profesor no estaba pendiente de  lo que sucedía y tiene la culpa; si se envían tareas para la casa, es el docente el irresponsable que no pasa la materia y se lava las manos enviándola como tarea.

Es más, si en los test estandarizados, nacionales o internacionales, no se obtienen los resultados esperados, son los docentes los primeros cuestionados.

¡Hasta cuando!

A diferencia de lo que ocurría hace un siglo atrás, hoy es bastante  fácil acceder a todo tipo de información, por lo mismo, el rol del profesor también ha cambiado. Ya no es “enseñar-evaluar”, sino “enseñar a aprender”.

Por lo mismo, en una sociedad que se mueve a grandes velocidades y evoluciona constantemente los docentes, siempre están en la palestra y las autoridades, los apoderados, los alumnos, sus pares e incluso ellos mismos, les exigen ser los mejores. Estar al día en el uso de las TICs, ser docentes de calidad, flexibles, ser mediadores del aprendizaje de los estudiantes, atender las diferencias individuales de sus alumnos, desarrollar en sus educandos actitudes positivas,  enseñar valores, capacidades, autoestima y un largo etc.

Según la publicación “Un nuevo rol docente en la era de las nuevas tecnologías”, de los Cuadernos de Educación y Desarrollo, del Departamento de Pedagogía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona (Vol 1, Nº 1 de marzo 2009), el perfil del docente actual, debe integrar una serie de conocimientos, capacidades, habilidades-destrezas y actitudes entre las que destacan como las más relevantes las siguientes:

a.- Debe conocer el entorno (centro educativo, entorno social envolvente y contexto social general) e interactuar con los mismos.

b.- Capacidad reflexiva para poder tener conciencia de cada uno de los pasos en el proceso de la enseñanza.

c.- Actitud autocrítica y evaluación profesional entendida como mecanismo de mejora y calidad de los procesos de cambio.

d.- Capacidad constante de adaptación a los cambios.

e.- Tolerancia a la incertidumbre que provoca el cambio, el riesgo que supone, y la inseguridad personal y profesional que se deriva de los nuevos retos.

f.- Capacidad de iniciativa y toma de decisiones, reflexiva, crítica y evaluadora.

g.- Capacidad para poder acometer procesos de innovación.

h.- Trabajo en equipo tanto en la planificación como en el desarrollo y evaluación en el proceso de innovación.

i.- Motivado a buscar nuevas formas de actuación para la mejora de su práctica.

j.- Compromiso ético profesional, capaz de implicarse no sólo en procesos de cambio, sino también para acometerlos con garantías de éxito.

Muchas exigencias, pero ¿les entregamos realmente las herramientas y el tiempo necesarios para que incorporen estas actitudes y luego las pongan en práctica? En EduGlobal tenemos una sección dedicada especialmente a entregar la oferta de Formación Continua específicamente para docentes y directivos, donde son las mismas Universidades las que publican los cursos, magísteres y posgrados disponibles.

Debido al alto interés que genera esta sección, es que decidimos realizar este  3er Censo Docente, que busca conocer cuáles son las condiciones y preferencias que tienen los docentes para seguir educándose y desarrollándose cómo profesionales. Y así poder, en los próximos años y entre los diversos agentes de que mueven el mundo educacional en el país, resolver de la mejor manera las necesidades que podamos detectar en este sondeo nacional, porque la oferta está, lo que no sabemos es si los docentes tienen o cuentan con el espacio y las facilidades para seguir formándose.

Pedirles que dentro de su ya muy ocupado día respondan un cuestionario suena descabellado, pero para lograr los cambios que todos esperamos, se requiere de compromiso. Sin los resultados del sondeo no tenemos una herramienta potente que poner sobre la mesa al momento de debatir las políticas públicas, por lo que agradecemos a los 1500 profesores que ya respondieron, pero invitamos a los que aún no lo han hecho a tomarse 10 minutos y responder las 32 preguntas por el bien común del profesorado en Chile.

 Responde el 3er Censo Docente haciendo click aquí.

 

Este artículo tiene 0 comentarios.

Deja un comentario