Acoso escolar de género o #genderbullying

El mes de octubre ha sido elegido como el mes dedicado a la concienciación sobre el acoso escolar o bullying. Desde Realkiddys no queremos dejar de poner nuestro granito de arena tratando el acoso escolar con perspectiva de género. Porque para evitar el acoso escolar es indispensable educar en la cultura del respeto, la tolerancia, y las relaciones. ¿Quieres saber cómo?

bullyng¿Qué es el acoso escolar de género?

El acoso escolar de género es uno de los tantos tipos de acoso escolar existentes, en el cual las personas son acosadas debido a su identidad, sexualidad, expresión de género, o incluso debido a ciertas características físicas. Este tipo de bullying, al igual que los demás, es transmitido a través de insultos, ataques verbales, agresiones físicas, o ataques indirectos (como rumores o incentivar al grupo a rechazar a la víctima) entre otras prácticas.

Otro dato interesante respecto al acoso escolar es que también se ve afectado por el género. La mayoría de los bullies son niños o chicos, y la mayoría de las personas acosadas son niñas o chicas. Incluso aunque el bully sea una chica su objetivo suele ser también del sexo femenino, lo cual nos indica que incluso en un mundo tan triste como este el poder también lo maneja la esfera masculina.

¿Cómo se inicia el genderbullying?

El verdadero momento en el cual se enciende la chispa del genderbullying, no es cuando ese niño aparece con una camiseta rosa,  cuando esa niña nunca lleva vestidos, o cuando ese adolescente se lleva mucho mejor con las chicas que con los chicos. El origen real del acoso escolar va mucho más atrás, su inicio proviene del establecimiento de dicotomías sociales que nos dicen que somos azules o rosas, fuertes o débiles, heterosexuales o no heterosexuales.

Las relaciones de poder y las normas sociales con perspectiva de género no suelen discutirse en los foros o artículos sobre bullying, y sin embargo, sí son raíces fundamentales de estos problemas. Tenemos que ser conscientes de que en un entorno escolar cuanto más idealizados se encuentren ciertos tipos de masculinidades y feminidades, más bullying de género nos encontraremos. Todo aquel que no se encuentre dentro de estos valores binarios de niño/niña, hombre/mujer tan marcados por la sociedad será proclive a padecer acoso escolar de género.

Existe un set de normas sociales no escritas pero sí transmitidas de generación en generación que nos indica cómo ser niño o niña, chico o chica, hombre o mujer. Y recalcamos el término objetivo y no víctima, porque creo que en estos casos, lamentablemente todos somos víctimas, aunque no se reconozca como tal. El sufrimiento que genera el acoso escolar, aunque de diferentes maneras, alcanza a muchas más esferas de las que nos podemos imaginar.

El alumnado acosado sufre mucho, pero no debemos olvidar que también la persona que acosa está en un periodo de sufrimiento personal (o no acosaría). Incluso cada uno de los espectadores o by-standers sufren también, porque aunque muchos de ellos no están de acuerdo con la situación que están viviendo, no se sienten lo suficientemente valientes o protegidos como para actuar. Las familias de cada una de las personas que están en este triángulo sufre de igual manera, más tarde o más temprano, y sufren unas consecuencias tremendas que habrían podido llegar a parar si hubiesen tenido noticias a tiempo.

¿Cuáles son las consecuencias del #genderbullying?

bullyLas consecuencias son las peores que os podáis imaginar, pasando por el aislamiento, la depresión y como se ha comprobado ya en algunos casos…incluso el suicidio. El chico o chica acosado prefiere desaparecer de este mundo antes que seguir soportando el acoso.

Desde Realkiddys nos gusta más hablar de prevención que de consecuencias, porque creemos que la mejor medicina es la prevención y el momento de la infancia el mejor momento para trabajarla. Por ello, con nuestros artículos queremos provocar una reflexión en la sociedad,  y poder formar a nuestra infancia como personas completas, únicas, respetuosas, tolerantes… No como seres solo rosas o solo azules.

¿Cómo podemos prevenir este tipo de bullying?

La mayoría de los programas antibullying se centran bien en cómo actuar ante casos de acoso escolar existentes, o bien en cómo prevenir las actuaciones del bully o la persona que acosa. Sin embargo, es paradójico que sea posible que una escuela que se encuentre adherida a un programa antibullying esté a la vez transmitiendo, sin ser realmente consciente, unas jerarquías sociales que invitan al mismo acoso escolar que esa escuela trata de prevenir.

Por ello desde aquí promovemos…

5 puntos para prevenir el acoso escolar de género desde la escuela:

1. Examinar nuestro comportamiento como profesorado en cuanto al género

  • ¿Hacemos grupos por sexo?
  • ¿Hablamos o tratamos de manera diferente a chicos y chicas?
  • ¿Estamos lo suficientemente formados respecto al tema género?

2. Examinar las ideologías de género de nuestro alumnado

  • ¿Son sexistas hacia ellos mismos y hacia los demás?
  • ¿Entienden la diferencia entre identidad de género, sexo biológico, expresión de género y orientación sexual?
  • ¿Son tolerantes?

3. Examinar los espacios en los que nos movemos

  • ¿Están divididos por sexos, aunque sea de manera implícita? ¿el patio por ejemplo?¿la asistencia a actividades extraescolares?

4. Examinar los materiales que usamos

  • ¿Fomentan nuestros libros de texto o material complementario las desigualdades de género? Si es así, ¿sabemos cómo trabajarlo o comentarlo?
  • ¿Nos hemos preocupado en proporcionar materiales, como literatura infantil, que rompa con las jerarquías del género?

5. Promover formación al respecto el bullying

  • ¿Sabe nuestro alumnado qué es el bullying o acoso escolar? ¿Los hemos formado? ¿Nos hemos preocupado por establecer un protocolo y un equipo de apoyo a las víctimas?

Desde Realkiddys rechazamos cualquier tipo de acoso escolar, pero debido a nuestro foco de trabajo, nos preocupa muchísimo el relacionado con el mundo del género, que es por otra parte es bastante frecuente. Esperamos que con estas claves podamos reflexionar y sobre todo comenzar a actuar en nuestros centros para que estos casos no sigan repitiéndose.

 

Este artículo tiene 0 comentarios.

Deja un comentario