Repitencia escolar en Chile, un sistema en revisión

repitenciaEn Chile, una sala de clases tiene en promedio un total de 30 alumnos, de los cuales, según el último Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes o Informe PISA, uno de cada cuatro reportó haber repetido al menos un curso durante su etapa escolar.

Si seguimos ahondando en estos números, es posible ver que el más alto porcentaje de repitentes provienen de establecimientos públicos alcanzando un 4,5% versus el 1% de alumnos que pertenecen a colegios particulares pagados.

Asimismo, recordemos que el porcentaje promedio de repitencia en Chile es del 24,6% según cifras actualizadas de la OCDE, lo que nos ubica como el quinto país, entre los que integran esta organización, con el más alto porcentaje de repitencia escolar.

Estos antecedentes claramente nos señalan que tenemos un importante trabajo por desarrollar en nuestro sistema de educación y además, nos invitan a cuestionar la real efectividad de la aplicación de la repitencia escolar en Chile.

Luego de que la OCDE liberara estas cifras a comienzos de diciembre, este tema suscitó la discusión entre expertos del mundo educativo quienes difieren sobre el impacto académico real que tiene la repitencia en el estudiante. Son diversos los aspectos en debate sobre este sistema, pero vale la pena detenerse a analizar si la repitencia puede prevenirse o no en la sala de clases.

Para ello, es indispensable revisar la pertinencia de los instrumentos de evaluación que se están utilizando hoy en la educación escolar chilena, que actualmente incentiva la obtención de una calificación más que verificar el real aprendizaje y comprensión de las materias por parte del estudiante.

Para lograrlo, los instrumentos de evaluación utilizados por los docentes deben ser coherentes a las metodologías de enseñanza impartidas en la sala de clases. Allí tenemos una tarea pendiente, ya que los instrumentos de evaluación muchas veces no miden los aprendizajes en forma efectiva, y esto se refleja en los puntajes obtenidos por Chile en la actual Prueba PISA y en el porcentaje de repitencia escolar que está por sobre el promedio OCDE (11,3%).

Aunque esta es una de los diversas perspectivas para analizar este asunto, aquí la gran pregunta que debemos hacernos es, ¿sirve realmente la repitencia? ¿es una herramienta efectiva?. Miremos algunos datos que nos ayuden a responder estos cuestionamientos.

Según el Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo, TERCE, de UNESCO, existen claras evidencias que mayores tasas de repitencia no tienen directa correlación con mayores niveles de aprendizaje, mas bien podría tener el efecto contrario. Primero, es necesario entender que el sistema educativo no tan solo chequea el aprendizaje de contenidos, sino que también busca complementar la esfera socioemocional de los alumnos.

En esta línea, las conclusiones de este estudio nos advierten que la repitencia podría ser perjudicial para el avance académico de un estudiante ya que viene acompañado de otros factores que a la larga impactan su rendimiento, como la baja en su autoestima, quedar estigmatizado como alumno repitente y un posible cambio de colegio. Sobre esto último, un alumno que repitió de curso tiene un 20% más de probabilidades de desertar del colegio que uno que no ha repetido nunca según estudios realizados en Chile.

Tras revisar estas cifras, podríamos decir que el sistema de repitencia aplicado en el país no estaría cumpliendo su objetivo principal de nivelar el aprendizaje del estudiante y revela varias falencias en su planteamiento. Ante esto, las diferentes instituciones dedicadas a la educación debieran destinar real atención para crear las instancias de investigación necesarias para tener datos concretos y ver la forma de avanzar hacia un sistema mucho más efectivo.

Finalmente, no podemos dejar de lado al actor más importante del proceso educativo de los niños y niñas de Chile: la familia y su rol educador. Según estudios de diversos investigadores, el 80% del éxito académico de un estudiante depende del apoyo de la familia y de la instalación de hábitos de estudio. Desde Patrimonio de la Familia, sabemos que es esencial el rol que cumple la familia en conjunto con el establecimiento para apoyar integralmente a los niños en su etapa escolar.

Esto plantea otro tema importante, la gran necesidad de crear políticas públicas que provean de acompañamiento total a las familias cuyos hijos presentan dificultades de aprendizaje, de manera que puedan tempranamente hacer frente a las causas que los llevan a repetir de curso y de esa forma, ir disminuyendo estos indicadores que nos preocupan a todos.

Por Sebastián Antillo

Sebastián Antillo

 

Este artículo tiene 0 comentarios.

Deja un comentario