Las charlas TED entran al colegio para fomentar el pensamiento crítico y el debate

Hace cuatro años, la organización estadounidense decidió crear una plataforma global que invita a escolares de entre 8 y 18 años a formar clubes de conversación basados en su modelo de charlas cortas. Hoy son cerca de 4 mil las instituciones que lo aplican.

tumblr_static_teded-yt-banner_webPor Margherita Cordano en El Mercurio

Thiago cree que es importante hablar del daño que causa el uso excesivo de antibióticos en la sociedad, Arie pasa el día imaginando cómo sería un futuro en el que la energía solo dependa del sol e India piensa que es un poco raro que algunas mujeres afroamericanas sientan vergüenza de lucir su pelo al natural. Los tres jóvenes -provenientes de Brasil, Indonesia y Estados Unidos- son parte de los 10 alumnos que a mediados de junio viajaron hasta Nueva York para conversar sobre este y otros temas.

Hasta ahí llegaron para participar en la semana TED-Ed, cinco días dedicados a compartir ideas interesantes entre escolares de enseñanza básica y media de todo el mundo. Justamente, difundir ideas que valen la pena ( worth spreading ) es el lema de las charlas TED, conferencias de menos de 18 minutos en las que una persona habla a una audiencia sobre algo que le apasiona. Estos discursos se graban y se comparten a través de una serie de plataformas en la web.

Las charlas TED-Ed siguen este modelo, enfocándose de forma específica en temas de educación y juventud. Hace cuatro años y ante el éxito que estaban teniendo entre la población joven, el equipo detrás de TED decidió crear clubes escolares centrados en enseñar a niños de todo el mundo a compartir sus ideas de forma clara, concisa y entretenida. Para ello crearon un sitio web ( https://ed.ted.com/clubs ) en el que invitaban a escolares de entre 8 y 18 años a reunirse con otros compañeros, discutir sobre distintos temas que les interesaran y más tarde grabarse hablando de forma crítica al respecto. Todo esto bajo la guía constante de especialistas de la organización, quienes desde Estados Unidos entregan pautas virtuales respecto del avance logrado.

“Seguimos un currículum diseñado especialmente por TED, que en nuestro caso está calculado en 14 sesiones. En cada una realizamos una exploración donde los alumnos indagan en temas que les motivan y reflexionan sobre ellos. El programa está muy bien diseñado; recibimos asesoría grupal a través de videoconferencia y también estamos conectados por correo y redes sociales”, comenta Paula Neill, rectora del colegio Almondale Lomas de Concepción, uno de ocho establecimientos chilenos que han optado por crear un TED-Ed Club en el país. En su caso, está a cargo de la profesora Daniela Kattan y en él participan 14 jóvenes de 1° y 2° medio, quienes se quedan los jueves después de clases a conversar.

Screen Shot 2017-08-07 at 5.58.10 PMConectados

Los TED-Ed Clubs son alrededor de 4 mil a nivel mundial, comenta a “El Mercurio” la directora del programa, Ashley Kolaya. “Cada club sube a internet los videos de sus alumnos. Una vez recibidos, mi equipo se dedica a revisar cada charla con el objetivo de destacar algunas en nuestro boletín informativo, en el canal oficial de YouTube o para invitar algunos niños a participar en la semana TED-Ed”.

Por ahora se han desarrollado solo dos semanas TED-Ed; la primera en diciembre de 2016 y la más reciente hace unos días, en el encuentro donde participaron Thiago, Arie e India, entre otros jóvenes. “Surgieron una variedad increíble de temas, entre ellos los límites éticos de la inteligencia artificial, los héroes del día a día, qué tan factible es erradicar la contaminación de los océanos o cómo lidiar con el trastorno de déficit de atención”, indica Kolaya.

“Las ideas de los alumnos son muy buenas. Dan a conocer su punto de vista personal acerca de temas tan diversos como el aumento del contagio del VIH en adolescentes por culpa de la falta de comunicación con sus padres, los perros como compañeros de vida o la importancia de tener una tarjeta de memoria universal”, ejemplifica Luis Morales, profesor de inglés del colegio San Ignacio Alonso Ovalle y docente a cargo del TED-Ed Club de ese establecimiento. Desde este año, sus ocho miembros se reúnen todos los martes después de clases.

“Como profesor de inglés, encontré que esta era una oportunidad tremenda para la práctica del idioma”, comenta Morales.

Lo mismo piensan desde la organización TED, que también prioriza que los escolares sean capaces de debatir y expresar su punto de vista a través de argumentos fundamentados, una de las habilidades del siglo XXI a las que apuntan entidades como la OCDE y la Unesco.

En el colegio y con la ayuda de este taller extracurricular en particular, “instamos a los alumnos a pensar en forma creativa y participar en actividades que los conectan con pares del exterior”, agrega Paula Neill. “Pronto participaremos en nuestro primer Connect Week, que es un espacio donde se juntan TED-Ed Clubs de diferentes partes del mundo para conversar e intercambiar experiencias”.

FUENTE 

Este artículo tiene 0 comentarios.

Deja un comentario