Cómo abordar delitos al interior de los colegios

En esta columna revisamos orientaciones entregadas por la abogada Carolina Maluenda ante la noticia del suicidio de un alumno de la Alianza Francesa, que abre el debate sobre cómo se criminaliza el uso, tenencia o comercialización de drogas al interior de los colegios de Chile. (Ver noticia sobre este caso publicada en El Mostrador).

Carolina Maluenda es abogada con 15 años de trayectoria en instituciones sin fines de lucro. Con experiencia en derecho civil, laboral, familia y policia local. Hace 8 años dedicada a asesorar colegios en materias de derecho laboral, comercial, civil, y administrativo.

“El respeto del Reglamento de Convivencia en la comunidad escolar es esencial, ya que es la única manera de velar por una sana convivencia, además de generar un plan de gestión preventivo.

Sin embargo, recomiendo revisar sus protocolos de actuación frente a casos en donde los estudiantes se ven involucrados en delitos, tales como el consumo de mariguana u otras drogas dentro del colegio.

Jamás recomiendo que la regla general sea entregar a los estudiantes a carabineros para que sean detenidos dentro del colegio, sino que mi recomendación es levantar las pruebas del caso y realizar las denuncias en el Ministerio Público o Tribunal de Familia.

Tampoco recomeniendo que el colegio permita la interrogación de estudiantes dentro del colegio por la PDI, o el registro de sus pertenencias entre otros.

Existen excepciones, en donde el estudiante ha cometido un delito que coloca en riesgo la vida de integrantes de la comunidad escolar, tales como el porte de armas de fuego, amenazar a alguién con un cuchillo. En tales casos es necesario recurrir a carabineros para que ejerza su autoridad, detenga al menor y proceda a restarurar el orden y la seguridad dentro del colegio. Estos casos no suelen ocurrir con regularidad, sino que son escasos.

En la mayoría de los casos se trata de delitos de hurto, siendo el celular el más recurrente, delito de consumo de drogas o venta de las mismas. En estos casos el colegio debe respetar la ley, en el sentido de proceder a denunciar como lo dice el Código Procesal Penal en su artículo 175 letra e), pero esta denuncia no significa que deba detenerse al estudiante dentro del colegio.

Permitir el ingreso de carabineros para que proceda a detener al estudiante menor de edad, frente a toda la comunidad escolar y sin el apoyo de sus padres o cuidadores, es una exposición muy alta, en donde el director asume toda la responsabilidad de la aplicación de dicha medida.

Mi recomendación es ajustar los procedimientos a la ley, pero resguardar la integridad de los estudiantes, teniendo en cuenta que se trata de niños, en donde es parte de su proceso escolar el error. Esta exigencia se incrementa para los colegios que reciben a niños vulnerables, que vienen de contextos familiares con menos habilidades parentales.

Entonces, la exigencia debe dirigirse con mayor fuerza al apoderado, por ejemplo en el caso de estudiantes que consumen drogas, más que buscar su detención, el director debiera denunciar su estado de vulnerabilidad al tribunal de familia, y solicitar que se revisen las habilidades parentales de los padres, pudiendo el tribunal determinar la necesidad de terapia psicológica para los integrantes de la familia, mejorando de esta forma la vida de ese estudiante”.
.
Carolina Maluenda es abogada con 15 años de trayectoria en instituciones sin fines de lucro.
Con experiencia en derecho civil, laboral, familia y policia local. Hace 8 años dedicada a asesorar colegios en materias de derecho laboral, comercial, civil, y administrativo.

 

Este artículo tiene 0 comentarios.

Deja un comentario