¿Cómo planificar los aprendizajes?

med-badr-chemmaoui-630239-unsplash21

Desde que comencé a trabajar como profe en una escuela nocturna en marzo, retomé la idea de planificar. Pensaba: ‘tengo que planificar’ y me agobiaba la idea. Hoy pienso que no ha sido saludable este lenguajear en relación a la planificación. Creo que es mejor preguntarme: ¿cómo planificar los aprendizajes? Y me entretengo buscando la respuesta. Me pregunto, por ejemplo, si se puede planificar realmente algo en educación. Carlos Calvo recomienda planificar pero entregarse al caos educativo al entrar a la sala. Creo que el control que buscamos por medio de la escolarización no es saludable y que se manifiesta en cosas como ‘las planificaciones’ donde muchas veces se torna estéril el ejercicio de pensar en la educación.

Creo que cada persona tiene una historia personal de aprendizajes que construyen nuestra identidad. Creo que la infancia es un tiempo fértil para el aprendizaje pues en ella satisfacemos nuestra necesidad jugar. Creo que, cuando niñas y niños, fuimos felices mientras jugamos. No necesitabamos nada más que jugar si nuestras necesidades de subsistencia estaban cubiertas y el juego era el motor del aprendizaje. Nos permitía sanar y nos proporcionaba placer. ¿Por qué cuando crecemos dejamos de jugar? Pienso que dejamos de jugar porque el amor de los adultos es una necesidad de subsistencia. Abandonamos nuestros juegos para ser amados. En esos abandonos podemos observar que se nos ha amado condicionalmente como dice Alfie Kohn, yo pienso que sin malas intenciones sino que por puro desconocimiento. Por no conocer otra manera.

Creo que en nuestros juegos favoritos se revelaba nuestra esencia. Todo nuestro ser vibraba con algunas cosas que hacíamos con pasión. Creo que tenemos una responsabilidad enorme en relación a nuestros juegos y a los juegos de otros. Respetar el juego personal es amarse a sí mismo y respetar el juego del otro es amar.

A hablar, por ejemplo, aprendimos jugando. Lo que aprendimos a hablar es porque alguien habló con nosotros y jugamos con esos otros al juego del lenguaje. Mientras más hablaron con nosotros, más aprendimos nosotros y quienes nos hablaron. Mientras más palabras nos ofrecieron, más palabras aprendimos. Y la forma como hablaron de nosotros nuestros cuidadores marcó la forma como nos comprendimos a nosotros mismos.

“Los procesos de aprendizaje son personales, propios y autónomos en cada individuo. Se nutren de las experiencias que nos proporciona nuestra interacción en el mundo pero son únicos e individuales a cada persona. El aprendizaje es un continuo. La profundidad que se puede llegar a alcanzar en un conocimiento es ilimitada. Infinita. Ponerle un plazo, por ejemplo, para evaluarlo como se hace en la educación escolar es restringirlo. Limitarlo. Cortarle las alas” (Georgette Sir Rivera).

Creo que si fuimos escolarizados, nuestro capacidad de aprender puede estar dañada.

¿Qué pasa en el colegio? La educación es un juego placentero solo para algunos, a quienes también se daña. En la escuela, yo aprendí a competir. Creo que no fue saludable. Pero creo que se me enseñaba sin malas intenciones sino por puro desconocimiento. Yo quería ser el mejor y en la escuela yo podía ser el mejor porque había un sistema de calificaciones que lo permitía.

No dudo que en educación actuamos de esta forma con las mejores intenciones. Creo que nuestros profes nos querían mucho y pensaban que lo que hacían era lo mejor para nosotros. Tuve la suerte de ir a un colegio donde había profes entusiasmados y contentos con su oficio y su arte. Pero, con la experiencia como papá, creo sería saludable que la educación se desarrolle en autonomía y colaboración y sin plazos o límites preestablecidos. La educación puede ser un juego para todos.

¿Cómo resolví el problema de las planificaciones? Dejé de lenguajearlo como un problema y, por lo tanto, de construirlo como un problema. Nuestro lenguaje construye nuestra realidad. Hoy creo en la planificación como un ejercicio de creación.

Te comparto mi planificación del curso de Lenguaje y Comunicación para este año en mi trabajo como profe para jóvenes y adultos. La puedes descargar aquí. Me encantaría recibir tus opiniones, comentarios y sugerencias si escribirl@s es un juego para ti.

Gracias por leer.

2017-05-07-photo-00000007Nicolás Crisóstomo
Profesor de Lenguaje y Comunicación.
Facilitador de procesos de juego, aprendizaje y comunicación compasiva. Cuidador de niños en la Comunidad Educativa Tierra de Niñ@s.
Escritor e investigador en www.juegoyeducación.com

 

Este artículo tiene 0 comentarios.

Deja un comentario